¿Sabías que en la temporada de frío nuestro cabello puede sufrir algunos daños? Aunque cuidarlo puede parecer una frivolidad, en realidad es parte de tu bienestar integral.

La razón principal por la que el frío afectan tu cabello es que las bajas temperaturas tienen un efecto vasocostrictor sobre el cuero cabelludo; es decir, la sangre no circula de la misma manera y las glándulas sebáceas, encargadas de humectar, no funcionan igual. Cuando lo anterior sucede pueden pasar dos cosas: o se comienza a producir más grasa, o bien, el cabello se deshidrata.

La clave para mantener saludable tu cabello en esta temporada estará en mantenerlo hidratado, Estas son algunas sugerencias que Grenetina Duche comparte con nosotros. Recuerda que siempre será recomendable acercarte con un especialista si es que notas que los síntomas en tu cuero cabelludo permanecen.

1. Cubre tu cabello

Puedes utilizar mascadas de satín o seda para evitar la sobreproducción de sebo, o bien, usa gorros no muy ajustados que mantengan tu cabeza tibia pero que no resienta el cambio de temperaturas. También es recomendable recoger tu cabello para que éste no se enrede con el viento; Intenta no apretarlo mucho para no quebrarlo.

2. Cambia el uso del calefactor por humificadores

Aprovecha para hacer aromaterapia mientras te quitas el frío; O bien, por un vaso con agua cerca del calefactor, esto ayuda a que el ambiente no se reseque tanto.

3. Antes de secar tu cabello

Intenta usar algún producto que lo proteja del calor, toma en cuenta que lo mejor es utilizar aire tibio.

4. Temperatura del agua

Hay expertos que recomiendan que te bañes con agua caliente, no hirviendo, y que vayas disminuyendo la temperatura hasta tibio para ayudarle a tu piel a no sentir tanto el shock térmico.

5. Masajes

Los masajes cortos del cuero cabelludo para despertar la circulación son una opción agradable y relajante.

6. Alimentación

Lo que comer es clave para ayudar a tu piel y pelo a nutrirse durante la época de frío, incluye en tu dieta frutas que contienen vitamina C, verduras con vitamina E y A, además de carne de pescado (que aporta Omega 3), res o pollo.

7.  ¿Qué comer?

Si a tu ingesta le aumentas el consumo de una cucharada de colágeno hidrolizado en polvo, que puedes integrar en tus bebidas calientes o frías, le darás a tu organismo un aporte de la proteína encargada de dar a la piel, pelo, uñas y huesos elasticidad, firmeza, y, la tan necesitada en estos tiempos friolentos, hidratación.