Hammon, de 43 años, es tres veces ganadora del All-American en Colorado State

La expulsión del veterano entrenador de los Spurs de San Antonio, Gregg Popovich, en la primera mitad del partido que este miércoles disputaron ante Los Angeles Lakers, permitió a su asistenta principal Becky Hammon convertirse en la primera mujer en dirigir un equipo en la historia de la NBA.

Popovich fue expulsado por el árbitro Tony Brown cuando quedaban 3:56 minutos del segundo cuarto, después que el veterano entrenador le gritó y entró a la campo luego que no señalase una falta personal a la defensa de los Lakers cuando el escolta DeMar DeRozan intentaba una bandeja.

El posterior intento de rebote que hizo Drew Eubanks, de los Spurs, que cayó al suelo tampoco fue sancionado por los árbitros.

Hammon, de 43 años, se hizo cargo del equipo durante los tiempos muertos y caminó por la línea lateral luego de la expulsión de Popovich, lo que la convirtió en la primera entrenadora asistente a tiempo completo en la historia de la liga.

El expivot Tim Duncan asumió el cargo la temporada pasada cuando Popovich fue expulsado contra los Trail Blazers de Portland, el 16 de noviembre de 2019.

Pero el miembro del Salón de la Fama optó por no regresar como asistente esta temporada, al comentar que no se sentía identificado con el trabajo.

Exjugadora de la WNBA

Hammon, tres veces All-American en Colorado State, jugó para las New York Liberty y San Antonio Stars en la WNBA, así como en el extranjero antes de retirarse para unirse al personal de Popovich en 2014.

Desde entonces ya había dirigido al equipo, pero durante la Liga de Verano que se disputa en Las Vegas, con los nuevos jugadores que llegan al equipo.

Su debut histórico como primera mujer que dirige un partido oficial de la liga de la NBA tuvo como nota negativa que los Spurs lo acabaron con derrota de 107-121.

Momento importante

“Obviamente es algo muy grande. Es un momento importante”, señaló Hammon en la rueda de prensa posterior al partido. “Popovich me señaló a mí y eso fue todo”, resumió sobre cómo se enteró de que debía dar un paso al frente.

 

“Honestamente, en ese momento solo intentaba ganar el partido. Digo esto mucho, pero trato no pensar mucho en el panorama general o en el enorme aspecto de esto porque puede ser abrumador.
Es mi trabajo salir ahí y estar concentrada para estos jugadores y asegurarme de que les estoy ayudando”, afirmó.

Aunque su hito se convirtió rápidamente en uno de los temas más comentados en las redes sociales, la entrenadora aseguró que en ese instante no era todavía muy consciente de lo que había logrado.

“Realmente no he tenido tiempo para reflexionar. No he mirado mi teléfono así que no tengo ni idea de lo que ha pasado más allá del AT&T Center (el estadio de los Spurs)”, explicó.

Los elogios también le llegaron desde el equipo rival con la estrella de los Lakers, LeBron James, a la cabeza. “Ella tuvo hoy que hacerse cargo, mostrar su trabajo, mostrar su talento y mostrar su amor por este deporte”, dijo James.

“Es muy apasionada por este deporte. Felicidades a ella y felicidades a nuestra liga”, añadió.

 

Con información de EFE