La delantera señaló que el fútbol femenino argentino es un ambiente feminista y que no tiene dudas de que el futuro será “mas inclusivo”

Mara Gómez, que en diciembre de 2020 se convirtió en la primera mujer trans en debutar en la Primera División del fútbol femenino argentino, señaló que ya cumplió su “sueño”, pero que ahora anhela “poder vivir” de ese deporte y seguir “luchando por los derechos del colectivo LGBT”.

Gómez dijo en entrevista para EFE que su debut en la máxima categoría como futbolista del club Villa San Carlos, tras años de “mucho sufrimiento y dolor”, fue un día “histórico” en el que triunfó la “inclusión”.

La delantera de 23 años, que está a punto de convertirse en enfermera, consideró que se trató de una “conquista colectiva y social” porque fue el “resultado de años de lucha por parte del colectivo LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y trans)”.

Además, aseguró que el fútbol femenino argentino es un ambiente feminista, que recibió la felicitación y el apoyo de jugadoras de la selección argentina y que no tiene dudas de que el futuro será “mas inclusivo”.

Durante la sesión de preguntas y respuestas, habló sobre su debut en la Primera División ante Lanús el 7 de diciembre de 2020.

“Fueron muchas sensaciones muy inexplicables, sentimentales y a nivel físico también, ciertos temblores y sensaciones a nivel corporal que son difíciles de explicar, pero era una sensación muy linda. Tenía nervios, mucha ansiedad, quería jugar. Habían sido muchos meses de encierro por la cuarentena, muchas limitaciones de no poder entrenar. Ese día solo quería disfrutar de ese momento, sabía que me había costado un montón”.

En aquel momento, la derrota por 7-1 no mermó la alegría de la jugadora, quien aseguró a EFE que siempre ve ese momento como un triunfo para ambos equipos. Por un lado por que Lanús se llevó los puntos, mientras que su equipo logró “la victoria de la inclusión”.

“No es algo propio, yo puse el cuerpo y la voz, tuve que pasar mucho sufrimiento y dolor, pero es una conquista colectiva, social. Es el resultado de años de lucha por parte del colectivo”, dijo.

Gómez espera que su experiencia sirva para que la sociedad entienda el panorama que viven las personas que pertenecen al colectivo LGBT. Además asume su papel con la responsabilidad de ser un referente.

“Hoy disfruto de lo que estoy viviendo como futbolista y mi sueño es poder quizás vivir del fútbol, seguir estudiando y seguir luchando para conquistar derechos y espacios para la inclusión y el colectivo LGBT, para que no haya limitaciones el día de mañana para ninguna infancia y ninguna adolescencia, para que todas las personas puedan elegir qué es lo que les gustaría hacer”, concluye.
Con información y foto de EFE