La pobreza extrema en zonas rurales podría alcanzar el 42%, “una cifra completamente inédita”, según apuntó la Cepal

En el marco del Día Internacional de las Mujeres Rurales, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) destacó la importancia de la participación e inclusión de las mujeres de comunidades rurales, indígenas y afrodescendientes en el camino a la recuperación post-pandemia.

En este sentido señaló que 28 organizaciones de entidades públicas, privadas y multilaterales hicieron un llamado este jueves a promover la autonomía económica de estos grupos para combatir el alza de la pobreza y el hambre debido al Covid-19. Subrayando además, que este sector de población continuó durante la pandemia sus labores para responder a la demanda de alimentos en ciudades, en comunidades rurales y en sus propias familias, pero que lo hicieron en condiciones precarias que es necesario revertir.

“Realizan sus actividades productivas enfrentando desigualdades como el trabajo informal, la sobrecarga de labores domésticas no remuneradas, la dificultad para acceder a recursos productivos como la tierra, el agua, insumos agrícolas, financiamiento, seguros y capacitación”, expresó la FAO en un comunicado.

Las organizaciones involucradas instaron a que se desarrollen regulaciones, políticas y programas que permitan a estas mujeres acceder a recursos productivos, protección social y capacitación, de tal manera que sean parte activa en las decisiones que afectan su futuro, el de sus familias y comunidades.

Según la FAO, el actual contexto demanda una “enérgica reacción política, estatal, intersectorial y de la cooperación al desarrollo” a partir de la cual la región ha de ser capaz de responder a la urgencia de la pandemia y, al mismo tiempo, avanzar hacia un ejercicio igualitario de los derechos de mujeres y hombres.

De acuerdo a estimaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la pobreza extrema en zonas rurales podría alcanzar el 42%, “una cifra completamente inédita”.

Según esas mismas estimaciones, 10 millones de habitantes rurales -de los cuales casi 6 millones son mujeres- podrían entrar a una situación donde los ingresos no son suficientes siquiera para cubrir necesidades alimentarias básicas.

Con información de EFE