Existen algunos consejos que te ayudarán a promover una sana convivencia laboral y unión familiar cuando hay un negocio de por medio

Dirigir una empresa familiar, puede resultar un poco difícil, pues se tiene que aprender a separar el ámbito familiar de lo laboral. Generar una sana convivencia laboral y unir a la familia, asegurará la continuidad y crecimiento de la empresa. Te dejamos 5 claves para lograr tomar las directrices correctas:

1. Separar el ámbito familiar del laboral

Las empresas familiares se conforman de tres ámbitos diferentes: familia, empresa y sociedad jurídica. Cada uno con propósitos particulares e integrados por personas con comportamientos específicos. Quien lidera una empresa familiar, debe evitar confundir los roles de los distintos factores.

2. Cambia de mentalidad

Realiza reuniones periódicas, donde se hable del futuro de la empresa, ya sea para realizar cambios en la imagen o en la forma de anunciarse. No hagas cambios constantes e innecesarios, visualiza a dónde quieres ir y con ello descubrirás que se debe modificar.

3. Define papeles

Desde un comienzo se debe definir el lugar de cada uno, para que no exista problemas al momento de realizar el organigrama empresarial. Así, si la propiedad, la responsabilidad o los sueldos no son equitativos, comienzan los celos y envidias.

4. Nepotismo

Una empresa que incorpora a familiares sin importar sus conocimientos o experiencia, termina perdiendo competitividad en el mercado. No perjudiques la estructura de tu empresa, no otorgues los mejores puestos sólo por querer ayudar y tampoco des favoritismos, genera envidia y resentimiento entre los empleados.

5. Planificar la sucesión

Parte en el hoy y construye escenarios futuros estratégicamente que ayuden a determinar el camino ideal para la sucesión. De no hacerlo, ocasionará una serie de eventos complejos cuando llegue el momento del cambio generacional.