Por primera vez en la historia del MIWE, Israel encabeza la lista como el mejor país para las mujeres emprendedoras de todo el mundo

Las mujeres alrededor del mundo se han visto afectadas de manera desproporcionada por la pandemia Covid-19 — un sorprendente 87% de las mujeres propietarias de negocios dicen que se han visto afectadas negativamente. La excesiva representación en los sectores más afectados por la recesión económica, la pronunciada brecha de género en el ámbito digital en un mundo cada vez más virtual, y las crecientes presiones de las responsabilidades que corresponden al cuidado de los hijos son sólo algunos de los factores que han dejado a las mujeres en una situación especialmente vulnerable.

El Índice Mastercard de Mujeres Emprendedoras 2020 (MIWE, por sus siglas en inglés), señala la importancia de la contribución de la mujer a la recuperación de las economías y cómo ésta depende de un urgente apoyo específico según el género.

Por primera vez en la historia del MIWE, Israel encabeza la lista como el mejor país para las mujeres emprendedoras de todo el mundo, avanzando desde el 4to lugar que ocupaba en el 2019. El éxito de Israel ha sido impulsado por un apoyo institucional centrado en las PYMES — su clasificación de “Apoyo a las PYMES” lo catapultó del 42º lugar en 2019, al 1er lugar en el 2020. Del mismo modo, Suiza ha pasado de la 11ª posición en el 2019, a la 3ª en el 2020.

“Para poder lograr impulsar una recuperación económica equitativa y sostenible es fundamental tener visibilidad de las diferencias de género en el panorama empresarial y su incidencia en ella”, dice Janet Rivera–Hernández, Vice-presidente de Comunicaciones para Mastercard Latinoamérica y el Caribe.

Entre los países latinoamericanos, Colombia, que ocupa el puesto 14 en el ranking global (RG), lleva la delantera como el mejor país para mujeres emprendedoras en la región con un puntaje de 66.31. Muy de cerca se encuentra Chile: 63.37 (RG 27), Argentina: 62.86 (RG 29), Brasil: 62.36 (RG 32), México: 62.11 (RG 34), Uruguay: 61.31 (RG 35), Costa Rica: 60.88 (RG 36), Perú: 59.71 (RG 39) y Ecuador: 57.96 (RG 41).

Sin embargo, los mercados latinoamericanos aún muestran necesidad de apoyo, a pesar de haber presenciado incrementos de desarrollo en el mercado emprendedor femenino impulsados por la necesidad.

El informe presenta una perspectiva optimista para el futuro de las mujeres emprendedoras. En él se indica que la pandemia podría ser un catalizador para el progreso exponencial de las mujeres en los negocios, así como una oportunidad para corregir los prejuicios de género inherentes en caso de que los encargados de la toma de decisiones apoyen e impulsen iniciativas específicas según el género.

Aprovechar este impulso y promover iniciativas específicas de acuerdo al género será fundamental para explotar el potencial de la mujer y acabar con los 172 billones de dólares en pérdidas globalmente (Banco Mundial) debido a las diferencias entre hombres y mujeres según los ingresos obtenidos a lo largo de sus vidas.