Durante las temporadas de crisis, resulta aún más importante considerar los siguientes elementos como determinantes en la resistencia de los emprendendores

Una de las temáticas poco exploradas al hablar de generación de proyectos y de emprendimiento empresarial es el posible fracaso que puede devenir de ellos. Factores como la formación profesional, las situaciones económicas, sociales, y la evolución natural de las empresas toman relevancia si queremos entender estas dinámicas del mercado.

Las instituciones educativas que aportan una visión de acción ante esto han optado por acercar a sus estudiantes a programas de aprendizaje, donde se priorice la innovación, el desarrollo y la solución de problemas de una manera creativa, a fin de buscar un mayor éxito para todos aquellos jóvenes que desean generar espacios de activación económica.

Frente a la crisis sanitaria por la que pasamos, la cual ha tenido una fuerte repercusión en la economía, resulta aún más importante considerar este escenario, tomando en cuenta los siguientes elementos como determinantes en la resistencia de los emprendendores:

  • Psicología del individuo
  • Plan de vida
  • Estado civil
  • Contexto social y cultural

Cada uno de ellos debe ser tomado en cuenta de la mano del plan de negocio. Por otra parte, es importante tener presentes, y evitar en la medida de lo posible, otros factores que pueden incidir en el fracaso del emprendimiento:

  • Inadecuados capitales de inicio
  • Poco acercamiento a inversionistas capaces de apoyar los proyectos
  • Poca acercamiento a las alternativas de apoyo a emprendedores por parte del gobierno

Es necesario considerar que todos los proyectos pasan por un proceso de recesión, llamado “valle de la muerte”, que es  cuando es necesario generar nuevas estrategias de inyección de capital, asociación y asesoría para perseverar, ya que de no propiciar este tipo de ajustes llevará a los emprendedores a fracasar en sus proyectos.

¡Ánimo emprendedor! Toma en cuenta que los proyectos son cíclicos y que estos deben estar sujetos en todo momento a una mejora continua.