“No lo vimos como negocio en un principio. Yo lo empecé porque necesitaba un rascador para mis gatos y decidí hacerlo yo. Lo hice todo a mano desde el trazo”.

La creatividad de Alejandra León surgió en el momento en que decidió hacerle un regalo a sus mascotas con un material bastante común como el cartón.

Oh my cat! fue el inicio de la empresa que ofrece más de 25 tipos de rascadores para gato, actualmente cuenta con un punto físico de venta y una tienda online que hace envíos a todo México.

El primer rascador lo hizo con cartón que iba juntando y le tomó 3 meses realizarlo, quiénes visitaban y veían el rascador la impulsaron a pensar en compartir su idea con otros dueños de gatos.

“En 2014 me invitaron a una feria de gatos que se llama Gato Fest y ahí fue donde lancé los rascadores como tales”, comenta Alejandra.

Alejandra y su socio Raúl se percataron que su producto no solo era útil para su mascota sino también para utilizarlo como banco para sentarse o incluso como escalón para subirse a cambiar un foco.

El cartón de los rascadores se corta en un taller en la Colonia Roma de la Ciudad de México donde se fabrican, es la única parte del proceso industrializada, el armado y ensamblado se hace a mano; algunas partes están cubiertas con madera para su durabilidad.

Los rascadores de Oh My Cat! son totalmente reciclables y recientemente recibieron la inversión del programa Shark Tank, que consolida el emprendimiento de Alejandra León como un caso de éxito.

Total
40
Shares