Para poder aliviar los síntomas es importante la detección con el médico y la adecuada alimentación

En el primer año de vida de un ser humano, la fisiología y la función intestinal se encuentran en desarrollo y maduración y es común que se presenten Trastornos Gastrointestinales Funcionales (TGIF), como regurgitación, cólicos del lactante o estreñimiento funcional.

Por ello te contamos, cómo puedes sospechar que tú bebé padece estreñimiento a través de la forma en que hace popo.

Normal

 

  • No existe una frecuencia con la que los bebés deban defecar, cada uno es distinto y su intestino funciona de formas diferentes.
  • Es normal que en ocasiones un bebé puje o haga un esfuerzo para defecar debido a la inmadurez de su sistema digestivo.
  • Si las deposiciones son suaves, es poco probable que padezca estreñimiento.

Podría ser estreñimiento

  • Heces duras y secas, podrían significar estreñimiento
  • Llanto con insistencia y sin aparente razón justo antes de que el bebé defeque.
  • Movimientos incesantes de sus piernitas antes de defecar

Un 54.9% de los bebés presentan TGIF desde su nacimiento hasta los 6 meses, entre ellos el estreñimiento. Para poder aliviar los síntomas es importante la detección con el médico y la adecuada alimentación.

La lactancia materna exclusiva, siempre será la mejor opción durante los primeros seis meses de vida de los pequeños, sin embargo, en caso de que esta no se lleve a cabo, existen fórmulas que deben ser recetadas por el pediatra que podrían aminorar los síntomas del estreñimiento.

Fuente: Nutricia