Los bebés y niños menores de 3 años no deben cubrirse la cara debido a que sus vías aéreas son más pequeñas, entonces ¿cómo protegerlos?

La clave para desacelerar la propagación del Covid-19 es poner en práctica el distanciamiento social e implementar las medidas de prevención. No obstante, cuidar de un bebé ante la pandemia es un reto que muchos padres de familia han tenido que enfrentar, por lo que es importante mantenerse informado sobre las medidas de prevención.

Recordemos que, los bebés y niños menores de 3 años no deben cubrirse la cara debido a que sus vías aéreas son más pequeñas, por lo que respirar a través de una cubierta de tela es más difícil para ellos, además de que probablemente intenten quitarse el cubrebocas provocando que se toquen mucho la cara y aumenten el riesgo de contraer el virus; sin embargo, es importante protegerlos de otras maneras.

Además de los cuidados normales a bebés se recomienda implementar las siguientes indicaciones para evitar su contagio:

Restrinje las visitas

Los recién nacidos no deberán recibir visitas ni de familiares, amigos y vecinos, ya que cualquiera de ellos podría ser transmisor de contagio. Evita que tu bebé o hijo pequeño tenga contacto con personas enfermas.

Utiliza las redes sociales para informar a tus seres queridos que, debido a la contingencia, aún no recibirás visitas por la salud de todos. Además, no olvides mantenerse en contacto con tus familiares cercanos.

No besos

En caso de tener jornadas largas fuera, sigue los protocolos de higiene al llegar a tu hogar. Evita besar a tu bebé y no permitas que nadie más lo bese en la cara, mejillas, boca, cuello, o manos por la seguridad de tu pequeño.

Lavarse las manos de manera constante

Las manos son uno de los principales transmisores de enfermedades a nivel global, un lavado correcto previene enfermedades respiratorias infecciosas a causa de bacterias como el Covid-19, la gripe o la neumonía. Por lo tanto, esta higiene es la medida de prevención esencial y básica.

El lavado de manos con agua y jabón deberá ser frecuente, antes de tocar a tu bebé, al cambiarle el pañal (antes y después), así evitarás la transmisión de enfermedades. Es aconsejable que cada vez que cambies el pañal limpies su cara, cuello y manos.

Permanece en casa

Ante la “nueva normalidad” implementada en nuestro país, si está dentro de tus posibilidades continús aislada con tu familia, recuerda que el sistema inmunológico de tu bebé está en desarrollo y será incapaz de luchar contra ciertos virus o bacterias.

Consultas con el pediatra

Mantente en constante comunicación para no retrasar el esquema de vacunación de tu hijo, así como revisiones de rutina. Si tu bebé está enfermo, no te angusties y comunícate con el pediatra, permite que él te guíe y sigue sus indicaciones.

En caso de ser necesario asistir al consultorio, cerciórete de que el especialista está tomando las medidas adicionales para que tú y tu hijo se mantengan seguros.

Fuente: Bio Baby
Total
1
Shares