Es momento de crear estrategias que nos permitan encontrar opciones para apoyar a nuestros hijos en esta nueva realidad

El comienzo de la vacunación contra el Covid-19 alimenta la esperanza de un futuro mejor. Lo cierto es que, más allá de este gran avance en el combate a la pandemia, 2021 todavía será un año para seguir en casa.

Justo por eso es importante aprovechar estos días para pensar, más que en una lista de propósitos, en un serie de estrategias que nos permitan encontrar opciones para apoyar a nuestros hijos en esta nueva realidad que nos ha tocado vivir.

Además de hablar con ellos y escucharlos, para explicarles con un lenguaje sencillo y apropiado para su edad que esta es una situación temporal y que estar en casa es una de las mejores opciones para estar seguros, es importante limitar el acceso a la televisión y las redes sociales, pues una sobreexposición a la información que llega a través de estos medios –cierta o falsa– puede aumentar su estrés o miedo.

Una buena manera de lograr este objetivo es el (re)establecimiento de una rutina que estructure su día, en la que haya horarios para desayunar, jugar, estudiar, comer, ver películas, hacer ejercicio, cenar.

Ante el reinicio de clases a distancia luego de las vacaciones de invierno y en el furor del Año Nuevo, una buena idea podría ser retomar algunas de las actividades extracurriculares que quizá fueron interrumpidas por el confinamiento.

No se trata tanto de imponerles una agenda de más tareas, sino de buscar alternativas que les permitan desarrollarse de manera integral, como, por ejemplo: cursos en línea que además, les permitan desarrollar autonomía en sus aprendizajes y apropiarse de diferentes herramientas tecnológicas, pero desde la seguridad de su casa. Puedes optar porque aprenda o refuerce un idioma, se regularice en otras materias o aprenda sobre nuevos temas haciendo experimentos.

Fuente: British Council