Checa estos tips que te ayudarán a hacer del ahorro un hábito

Sólo 44% de los mexicanos cuenta con algún mecanismo de ahorro, mientras que 42% nunca ha ahorrado nada formalmente, y 14% dejó de hacerlo, de acuerdo con la más reciente Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Es por eso que te compartimos tres tips que te ayudarán a generar ese hábito y disciplina para que, sin darte cuenta, el ahorro se vuelva parte de tu rutina y te de beneficios a mediano y largo plazo:

  1. Las monedas de 10 pesos cuentan más de lo que imaginas
    Este truco consiste en guardar cada moneda de 10 pesos que llegue a tu mano. Utiliza una alcancía que no se pueda abrir  salvo que la rompas, o bien, a una botella de refresco sellada de la tapa y con una ranura para introducir el dinero, la idea es que no puedas tocar tus ahorros hasta que tu recipiente esté lleno.
    Al final de año puedes llevarte la sorpresa; al llegar a tu casa cada día, puedes vaciar tus bolsillos y echar tus monedas.
  2. Ponte metas de ahorro
    Celulares, audífonos, viajes o cualquier otro fin, piensa en qué invertirás tu dinero. En lugar de comprarlo con tu tarjeta de crédito, puedes ponerte la meta de ahorrar el dinero para hacer la compra de contado estableciéndote un límite de tiempo (semanas o meses), para juntar la suma necesaria. Esto no sólo te ayudará a obtener ese producto que tanto quieres, sino también a tener la disciplina necesaria para planear tus gastos, además ésta puede ser la pauta para generar un hábito.
  3. Primero ahorra y después gasta
    Todos hacemos esto a la inversa, es decir, primero gastamos y lo que nos sobra lo ahorramos (si es que algo sobró), pero debería ser al revés. Quincenal o mensualmente, establecer cuánto voy a destinar para ahorrar y después, de lo que me sobre de mi presupuesto, ahora sí disponer de ese dinero para darnos uno que otro gusto o placer, pero siempre sin tocar ese dinero que tiene como finalidad estar en nuestro ahorro. Además, es útil si destinas una cuenta bancaria exclusiva para ello a la cuál, no tengas acceso cada fin de semana para gastar a manos llenas lo que se ha depositado ahí.