De cara a los estragos económicos de la pandemia, es necesario adelantarse y prevenir el difícil camino de la cuesta de enero

La pandemia por Covid-19 y la temida cuesta de enero están lejos de ser la combinación perfecta, sin embargo, son una realidad para millones de personas en México y el mundo.

Para el Banco Mundial las perspectivas económicas son sumamente inciertas y predominan los riesgos de que la situación empeore, por ejemplo, la posibilidad de que la pandemia se prolongue por más tiempo, de que ocurran agitaciones financieras o de que se produzca un repliegue del comercio internacional.

“Para evitar el temor que genera la cuesta de enero lo más importante es liquidar deudas caras, tener un fondo de emergencia y seguros, comenzar a invertir y acceder a múltiples fuentes de ingreso. Todo eso dejará atrás la angustia que causa el inicio de año, porque realmente te da una estabilidad y una tranquilidad enormes, te olvidas del miedo a estar sin dinero”, coincidieron Héctor Sosa y Julio Chauvet, cofundadores del Foro Inversiones.

Algunos consejos para adelantarse y evitar la cuesta de enero son:

  1. Pagar deudas caras. Es una prioridad pagar las deudas que rebasen las tasas de interés del 15% anual, de lo contrario estarás asfixiado ante cualquier eventualidad, por ejemplo, la pérdida de empleo. Pueden ser deudas con tarjetas de crédito, créditos personales, entre otras. Los créditos hipotecarios o de automóvil con tasas de interés más bajas no deben causar preocupación.
  2. Tener un fondo de emergencia. Al menos debes ahorrar tres meses de tus gastos mensuales, ya sea en tu cuenta, con una Sociedad Financiera Popular (SOFIPO) o en cualquier instrumento financiero con liquidez diaria para que puedas utilizar tus recursos ante alguna eventualidad.
  3. Protección con seguros. Pueden ser seguros de gastos médicos mayores, de vida o de automóvil. Lo conveniente es crear una red de seguridad que te proteja a ti y a tu familia ante cualquier eventualidad.
  4. Invertir. Puedes destinar tu inversión a un negocio, a instrumentos financieros o a tu educación a través de cursos, talleres, libros y contenidos en general que te ayuden a aprender cosas nuevas y fomenten tu desarrollo personal.
  5. Multiplicar tus fuentes de ingreso. Es primordial que evites depender de una sola fuente de ingresos, ya que así tendrás una mayor estabilidad. En la actualidad existen diversas alternativas para generar ingresos adicionales, tales como el comercio electrónico, autopublicar libros, podcasting, cursos en línea, etcétera.

Respecto al uso que las personas pueden dar a prestaciones de fin de año como el aguinaldo, Chauvet sugiere la liquidación de deudas, destinar un monto al ahorro o a un fondo de emergencia. “Puedes tener el 50% de tu dinero en efectivo, solo debes tomar en cuenta que si no lo inviertes está perdiendo su valor”.