La educación financiera debe comenzar desde la niñez, no se trata de complicar a niños y adolescentes, sino de trasmitirles conocimientos básicos que harán su vida más sencilla 

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) define a la educación financiera como aquello que permite que las personas adquieran conocimientos y habilidades básicas para administrar mejor sus recursos, incrementen y protejan su patrimonio con la ayuda del uso adecuado y responsable de los productos y servicios financieros.

Tener finanzas personales sanas no depende de si ganas mucho o poco, y tampoco significa que debas vivir austeramente para lograr ahorrar y no tener deudas. Para llegar a tener finanzas sanas debes llegar a un equilibrio entre lo que ganas, lo que gastas, tus deudas y lo que logras ahorrar. Todo esto para no vivir con problemas económicos personales o familiares, con preocupaciones todo el día, endeudado hasta la cabeza y sin poder hacer nada.

“La educación financiera debe comenzar desde la niñez, donde los padres de familia y maestros cuenten con las herramientas que les permita transmitir conceptos económicos y financieros básicos a los niños y adolescentes. De esta forma, los hijos aprendices tendrán una vida sana financieramente gracias a sus padres en casa, y con sus profesores desde la secundaria”, expresa Gerardo Obregón, director general de Prestadero.com.

La educación financiera que le das a tus hijos empieza desde la forma en la que hablas de dinero en casa, ya que comentarios negativos que denoten cierta repulsión o desagrado hacia el dinero, les producirá un pensamiento negativo a la hora de pensar o hablar de él, que en su futuro puede reflejarse en un desinterés por informarse o educarse sobre este tema llevándolos a tener problemas financieros y deudas.

Existen muchos métodos que ayudan a los padres y maestros a acercar a los niños y jóvenes a entender cómo funciona el mundo de las finanzas. Veamos estas 4 sencillas recomendaciones para que tengan un equilibrio económico:

Desde lo básico

Explicarles a los niños cuántos billetes y monedas existen, así como su valor. Es muy sencillo, diles que, por ejemplo, si un helado cuesta 30 pesos, ¿cuántas monedas de 10 pesos necesitarían para comprarlo?

Es importante enseñarles a los niños que el dinero no sale por magia del cajero automático, hay que explicarles cómo es tu trabajo, qué es lo que realizas y cómo generas valor a cambio de dinero. Es fácil que lo entiendan, por ejemplo, si lavan el auto, logran ganar dinero.

Lo que ganas y lo que gastas

Ponlos a hacer una lista de todos los ingresos del hogar, pueden ser los del papá, pero a veces también aporta la mamá, los abuelos o hermanos mayores, todo suma, y luego invítalos a anotar en qué gastan el dinero. Y observen ambos conceptos y números, de tal forma que no deben gastar más de lo que ganan.

El arte de administrar dinero es fácil, sólo deben de comprender desde niños el manejo del capital para no tener una vida llena de inquietudes y frustraciones. Lo que marca la diferencia es qué se hace con el dinero, no cuánto se gana. El secreto está en la administración del dinero, es decir, controlar gastos, no comprar por comprar, adquirir lo que realmente se necesita, y destinar o definir los recursos que se tienen.

En la práctica puedes darles a tus niños dinero mensualmente y enseñarles a administrarlo, llevarlos de compras y mostrarle que sólo debe comprar lo que necesita o fijarse en las ventajas de las ofertas, etc. No importa cuál sea el método que prefieras lo más importante es darle en todo momento un enfoque positivo al tema del dinero.

Control de deudas

La deuda es uno de los problemas más grandes que tiene nuestra sociedad, y más cuando no se entiende ni qué es una tarjeta de crédito, por lo que entre más rápido los niños aprendan cómo funciona la deuda, será mejor. Haz énfasis en que deben tener un gran control sobre el impulso de pedir prestado, y que siempre deberán pagar más de lo solicitado, lo que se denomina interés por la cantidad otorgada.

El aprendizaje con ejemplos es más sencillo, enseñarles que, si deciden comprar un videojuego a plazos, deben cumplir con la fecha y cantidad del abono porque de lo contrario los intereses aumentarán y se verán en momentos más difíciles para salir de la deuda.

El Ahorro

La base de todo bienestar financiero es tener un ahorro para emergencias o para gustos que queremos darnos. Si tus hijos quieren un juguete o una TV nueva, entonces dales una alcancía y enséñales a ahorrar de forma constante, así ellos vivirán el proceso y la satisfacción de lograrlo.