Manzanas y filigrana - Mujer Ejecutiva

Por Viviana Trolle

Conversamos con dos mujeres con sabor a México, tradición y excelencia.

Martha Chapa y Martha Ortiz con motivo del 10 de mayo pasado nos abrieron las puertas de sus corazones y de su creatividad. Arte y gastronomía son la receta perfecta para el lazo creativo entre madre e hija.

Filigrana el tercer proyecto culinario de Martha Ortiz dio marco a una conversación con las exitosas creativas, cada una en su ramo entrelazado por la literatura don que ellas comparten. Cuando Martha Ortiz te comenta de como: “golpeando el techo de caramelo” ha ido destacando en cada proyecto que emprende, no te es ajeno ver como su madre; la pintora Martha Chapa forjo el carácter tan implacable y enfocado de la chef.

Excelencia es la palabra para los proyectos que ellas han materializado a lo largo de sus carreras. Imposible creer que alguien reconocido internacionalmente a nivel culinario te comenté que no era su fuerte la cocina, con una bella reminiscencia de lo que podemos llamar su primer contacto con lo gastronómico nos comenta que para ella lo hermoso era colocar la mesa, decorar, pero al recibir indicaciones de su madre para levantar las especies, hacer de “pinche” perdía el entusiasmo a lo cual el día de hoy parece una fabula cuando ves y pruebas sus creaciones.

Evolución Conjunta

La realización de ambas se palpa en sus proyectos, ya sea el arte con manzanas o un proyecto gastronómico de primer mundo, ambas se realizan desde la intención de inspirar a más mujeres a empoderarse a tomar el camino de autoconocimiento por medio de su arte.

Inspiradas por sus conocimientos en la cocina y en lo que esta nos provoca estar en este espacio creado por Martha Ortiz es una experiencia única en donde notas como la bella responsabilidad de ser mamá no siempre se trata de algo literal, nos comenta que su proyecto como los que forman parte de él se ha convertido en su primogénito al que entregarle lo mejor es su prioridad.

Ya sea escribiendo, cocinando, pintando Martha Chapa Y Martha Ortiz no solo son ejemplo de gran éxito sino de ser grandes mujeres y seres humanos que nos demuestran que una buena relación entre madre e hija da más allá de buenos frutos da; grandes evoluciones, nutriendo una a la otra de manzanas y filigrana.