Merkel señaló que con la llegada de la variante británica del virus a Alemania, la baja en contagios que habían experimentado se revirtió en el país

La canciller alemana, Angela Merkel, advirtió este jueves del riesgo de la “nueva pandemia”, en plena tercera ola y con la amenaza de las mutaciones del virus, pero dijo que, aunque hay mucho camino por recorrer, se puede ver luz al final del túnel gracias a las vacunas.

“Con la vacuna tenemos una herramienta en la mano. Durará algunas semanas pero hay luz al fondo del túnel y vamos a derrotar el virus”, declaró.

La doctora en química cuántica advirtió que con la llegada de la variante británica del virus a Alemania, la baja en contagios que habían experimentado se revirtió en el país.

“La situación es distinta este año. En diciembre tuvimos un duro revés que se debe a la presencia de la mutación británica. Sin esta, el efecto de las restricciones hubiera sido otro y tendríamos una incidencia mucho más baja”, dijo Merkel de cara a quienes sostienen que las varias fases de restricciones no han tenido efecto alguno.

 

La canciller invitó a mirar atrás y recordó que al comienzo de la pandemia las restricciones habían llevado a una fuerte baja de los contagios, lo que había permitido una gran apertura en el verano de 2020.

En tanto, Merkel no abordó el tema sobre su postura de revocar la decisión de decretar un cierre casi total para evitar contagios durante semana santa, que reconoció que había sido un “error” y por el que pidió perdón.

Un reto global

La mandataria subrayó que el repunte de los contagios no es un problema exclusivamente alemán e invitó a mirar lo que ocurre en el resto de Europa y el mundo.

Sobre las críticas que ha habido en la adquisición de vacunas por parte de la Unión Europea, Merkel aseguró que el problema no está en que se hayan pedido pocas dosis sino en las capacidades de producción dentro de Europa por lo que un tema clave en la cumbre europea que comienza hoy es el desarrollo de estrategias para aumentar esas capacidades.

Además, indicó que aumentar la producción es clave no sólo de cara al suministro de dosis a los ciudadanos europeos sino también para combatir la pandemia en todo el mundo

“Si no logramos que las vacunas lleguen a todo el mundo, tendremos mutaciones en otras regiones (que) pueden volver a nosotros y pueden ser más resistentes”, concluyó.
Con información de EFE