El liderazgo femenino es necesario en los equipos, en las organizaciones y en la sociedad: con ello todos se benefician

Durante esta emergencia ha quedado claro que las mujeres son expertas en manejo de crisis y en adaptarse a los cambios. Esta habilidad para manejar procesos de cambio y tolerar incertidumbres y ambigüedades es fundamental para el éxito de cualquier empresa.

13Algunas de las características que determinan el liderazgo femenino son:

    1. Orientación a las personas: son sociables, expresivas y cercanas, lo que brinda mucho potencial a la hora de lograr compromisos, sea con los objetivos de la organización o en un proyecto en particular.
    2. Tendencia a la cooperación: esto hace que el trabajo en equipo sea más natural, ya que ellas son activas en la inclusión y conteniendo a las personas. También se preocupan porque los procesos sean ordenados.
    3. Capacidad de actuar en muchas direcciones: poseen la capacidad innata de pensar y actuar en muchas direcciones o temas al mismo tiempo. Esto les da una ventaja a la hora de tomar decisiones y enfrentar crisis.
    4. Conducción horizontal: el liderazgo femenino es inclusivo, alienta la participación y comparte el poder y la información con aquellos a quienes conduce. Tiende a crear y fortalecer las identidades de grupo.
    5. Predominio de lo emocional: en general se hallan capacitadas para tener en cuenta el lado “humano” de las personas y generar altos niveles de empatía.
    6. Mayor predisposición al cambio: su estilo es innovador, con un firme sentido de la calidad, centrado en la persona, flexible, comunicativo y persuasivo.