Las ideas arraigada respecto al papel de hombres y mujeres en la sociedad, han hecho que rasgos liderazgo y comunicación sean atribuidos a los varones

Aunque la participación femenina en los espacios de trabajo ha aumentado, los cargos directivos siguen estando mayormente ocupados por el sexo masculino. La educación, sobre todo la arraigada respecto al papel de hombres y mujeres en la sociedad, han hecho que rasgos liderazgo y comunicación sean atribuidos a los varones; sin embargo, el género femenino también sabe de ellos, no sólo eso, sino que se desempeña de forma ejemplar.

En este sentido, queremos compartirte una serie de consejos que las mujeres deben tomar para ser escuchadas en su equipo de trabajo:

1. Apuesta a la participación: de acuerdo con un estudio realizado por LeanIn.org y McKinsey & Company realizado en 2018, sólo el 67% de las mujeres se siente capaz de participar en las reuniones de trabajo contra el 74% de los hombres.

Es importante saber que cuando no hablas en las juntas, en realidad muestras una falta de confianza en ti misma y de tus opiniones como profesional. A pesar de las opiniones de los demás, es necesario encontrar el coraje para demostrar tus ideas.

2. Asume la responsabilidad: parte importante de ser tomada en serio es entender que el éxito dependerá del esfuerzo propio, aunque no es mala idea aceptar la colaboración de los demás.

Debes estar lista para cavar, tocar puertas, buscar proyectos y aprender del negocio. No te flageles cuando cometas errores, mejor utiliza lo aprendido como experiencia.

3. Reconoce la colaboración: las mujeres son buenas para obtener puntos de vista diferentes y encontrar soluciones a través del proceso de colaboración. Las empresas actualmente apuestan por la diversidad de pensamiento, a fin de tomar mejores decisiones.

En lugar de tomar una opción por mayoría, mejor trabajen en encontrar una solución por consenso.

4. Práctica: debes estar lista para participar en discusiones abiertas. Por eso, las conversaciones espontáneas te ayudarán a construir la confianza necesaria, a fin de defender tus opiniones.

En la práctica desarrolla puntos clave, así como refutaciones a las críticas; sin embargo, ten cuidado para no caer en el exceso de confianza.