¿Te sientes más agobiado de la cotidianidad den encierro? Si tus hábitos han cambiado por la situación actual y estos te provocan mayor estrés, es momento de tomar acción para estabilizar tu estado anímico y físico.

Mira estas 5 recomendaciones para restaurar tu calma y serenidad durante esta temporada.

Escucha tu playlist favorita

Uno de los mejores calmantes para el estrés es tocar un instrumento o escuchar música, ya que ambas actividades implican una distracción mental y con ello, momentos de relajación. Además, ambas ayudan a reducir la tensión muscular.

Crea tu playlist, sube el volumen, canta si eso quieres, extiende los brazos al aire y déjate llevar por la música. Notarás un sentimiento liberador inmediato.

Mantén una dieta saludable

Sabemos que estar frente a la laptop y atender diversas reuniones vía streaming no deja ni un instante para preparar comida saludable y de momento es más sencillo  pedir comida rápida. Sin embargo es vital hacer lo necesario por comer de forma balanceada y así evitar falta de energía. Durante los fines de semana cocina alguna sopa o platillo que rinda para el resto de la semana; de igual manera, es recomendable consumir, de colación, verduras crocantes como pepino, jícama o zanahoria que disminuyen el ansiedad.

Haz un poco de ejercicio

Al practicar alguna actividad física se liberan endorfinas y con ello una sensación de felicidad y energía que contrarrestan los efectos del estrés. Puedes probar con yoga o pilates. Si no sabes por dónde empezar, busca un canal con clases para principiantes, así te asegurarás de no lastimarte por hacer movimientos bruscos. Recuerda realizar 5 minutos de calentamiento antes de comenzar a realizar cualquier ejercicio y mantente hidratado durante toda tu rutina.

¡Ríete más!

Unas buenas carcajadas son ideales para aligerar la carga mental. La risa mejora tu ánimo y contrarresta los efectos del estrés como cansancio y fatiga. Así que antes de cerrar tú día, busca un programa o show cómico en Netflix, Prime Video o tu plataforma favorita. Verás cómo reír un poco te ayudará a sentirte mejor.

Descansa mejor, despierta mejor

Cuando tienes mucho qué hacer y la mente está repleta de pensamientos, conciliar el sueño puede ser difícil. No descansar bien afecta tu productividad y estado de ánimo. Si tienes problemas para dormir puedes probar tomando una ducha antes de irte a la cama, dejar tú celular en el estudio o hacer un poco de meditación. También evalúa si tu colchón sigue en buenas condiciones y en caso contrario, te sugerimos buscar uno que se adapte a tu cuerpo aliviando puntos de presión.