La inteligencia emocional, para las empresas, es tan importante como la innovación

Los estragos de la pandemia en términos laborales han sido, en muchos casos, el parteaguas de las empresas para implementar nuevas prácticas y estrategias, también en la forma en que se desarrollan sus equipos de trabajo y la implementación de sus actividades diarias.

En los pasados meses, las organizaciones aprendieron mucho sobre resiliencia, quienes supieron adaptarse, lograron sobrellevar la situación e incluso, ser más creativos en la forma de trabajar y el 2021, no dejará de ser un periodo de aprendizaje, sino también de innovación y desarrollo de nuevas habilidades.

De acuerdo con el informe realizado por Runa, El futuro del trabajo en América Latina, entre las habilidades más importantes que necesitan las personas, es la inteligencia emocional.

Y es que de entre más de 375 encuestados, se encontró que el 86% comentaron que ven áreas de oportunidad en su preparación para la crisis. La capacitación a medida que se consolida la “nueva normalidad” es tan relevante como lo fue antes, sin embargo, ahora más que nunca, se le debe poner especial atención y ejecución.

“Gestionar equipos de trabajo no solo significa ser asertivo en la comunicación, sino también en tener empatía y es por ello, que la inteligencia emocional es un papel sumamente importante en los líderes y en toda una organización”, comenta  Courtney McColgan, Fundadora y CEO de Runa.

Dado que las empresas no están físicamente en una oficina, los líderes no pueden reconocer cómo se sienten sus colaboradores y pueden llegar a generar cargas de trabajo excesivas y propiciar un ambiente poco favorable, lo que resultaría en una falta de productividad.

“Entre las respuestas encontradas en el informe de Runa, la inteligencia emocional es tan importante como la innovación, por lo que debemos voltear a ver qué acciones podemos implementar para desarrollar esta habilidad”, finaliza McColgan.