Por Alan Duarte*

¿Estas cometiendo alguno de estos errores en tu imagen personal? 

Si bien la apariencia física no lo es todo, cada persona proyecta con concepto de sí mismos ante distintos grupos sociales como familia, pareja, compañeros de trabajo y vecinos a través de su imagen personal. En el área laboral tiene el poder de darnos a conocer de manera más efectiva y al mismo tiempo destacar ante nuestra competencia.

Si quieres evitar una mala percepción en tu imagen, entonces te invito a no cometer los cinco errores más comunes:

  1. Cabello descuidado: es de lo primero que las personas observan cuando nos presentamos (qué tanto lo cuidamos dice mucho de nosotros). Las mujeres con cabello largo pueden experimentar con diferentes peinados, tan solo una media coleta puede hacer la diferencia para verse más estilizada.
  1. Vestimenta fuera de lugar: toda mujer busca obtener el máximo provecho de su belleza, sin embargo, no olvides que hay lugares y momentos para todo. En el ámbito profesional no es apropiado usar escotes pronunciados, minifaldas o prendas muy pegadas al cuerpo.
  1. Maquillaje muy cargado: aunque depende del sector en que te desarrolles, en el día a día te recomiendo siempre mantenerlo en lo ejecutivo, es decir, evitar algo muy llamativo como lo son pestañas postizas muy largas, smokey eyes y delineados muy gruesos en los ojos.
  2. Calzado deasentonante: tienen un rol importante tanto en hombres como mujeres, recuerda apostar por la comodidad pero que al mismo tiempo cuidar que nos brinde una imagen profesional. Sin importar tu estilo, no olvides mantenerlos cuidados y boleados.
  1. Accesorios excesivos: el uso de estos también debe moderarse, se recomienda usar máximo tres accesorios. Las joyas en exceso distraen la atención.

Por último, pero no menos importante, está la pulcritud. Puede sonar muy lógica y de sentido común, pero precisamente por ello es que pocas veces recordamos ponerle atención a la hora de arreglarnos. Debemos evitar el brillo de la cara, puntos negros, traer las uñas largas y sucias, un mal aliento, entre otros pequeños detalles que solo provocan que se nos perciba como alguien con mala higiene, afectando en gran manera el profesionalismo que queremos mostrar.

En la foto, Alan Duarte.
*Asesor de imagen y vestimenta