De las casi 20 mil personas que trabajan en el sector asegurador, aproximadamente el 47% son mujeres

Una nueva generación de mujeres mexicanas se abre paso en la dirección de un sector tradicionalmente dominado por hombres. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señala que de las casi 20 mil personas que trabajan en el sector asegurador, aproximadamente el 47% son mujeres.

A estas cifras se suma una encuesta realizada el año pasado por la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), junto con la firma de consultoría PwC, la cual señaló que el 50% de las posiciones gerenciales en aseguradoras son ocupadas por mujeres y, en el caso de posiciones directivas como CEO, CFO, CIO, CRO, se habla de un 30 por ciento.

El estudio apunta que pese a los avances, la brecha de género sigue siendo significativa, sin embargo también confirma que se está generando un cambio con la participación de mujeres en cargos directivos, lo que sin duda equilibra la balanza en cuanto a igualdad de oportunidades en este y otros rubros como el financiero, automotriz, contable y de tecnología.

Los ejemplos más recientes son la representación de Ana María Ramírez como presidenta del Colegio Nacional de Actuarios (CONAC) y el nombramiento de Sandra Gallegos como presidenta de la Asociación Mexicana de Actuarios (AMA). Así como los nombramientos de Sofía Belmar Berumen y Norma Alicia Rosas como presidenta y directora de la AMIS, respectivamente el año pasado.

“La mayoría de los actores en el ámbito emprendedor asocian a las startups enfocadas en el desarrollo de tecnología con fundadores hombres. Y muchos programas para empresas creadas por mujeres se diseñan sólo para las industrias de alimentos, textiles, moda, etcétera, y no de tecnología”, apunta Marisol Sánchez, quien recientemente fue nombrada presidenta de la Asociación Insurtech México.

Pero regresando al sector seguros, el liderazgo de las mujeres mexicanas ha sido contundente, sobre todo en los últimos años. Como muestra está la iniciativa encabezada por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de crear un Código de Principio y Mejores Prácticas del Gobierno Corporativo, que impulsa el incremento de la participación de las mujeres en los consejos de administración de empresas mexicanas. A pesar de que este código no es mandatorio, gran parte de las empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores lo ha adoptado.

Por ahora, comenta Marisol, el principal reto sigue siendo incrementar los niveles de seguridad, protección y cubrir cabalmente las necesidades de una extensa población en el mercado de seguros ha sido, sin duda, otro de los desafíos a los que se han enfrentado las mujeres que se desarrollan en este sector.