Laberinto de la política corporativa - Mujer Ejecutiva

Por Ivette Estrada

La dedicación y el talento no son todo para ganar influencia en una organización. Con la ruptura constante de las jerarquías tradicionales y los silos funcionales, el poder no es el control sino influencia que se gana con capital político. política es política 

Los cuatro consejos para lograrlo son éstos: política

1.- No subestimar la cantidad de capital que se tiene o podría tener. La mayoría de los gerentes reconocen el valor de las redes sociales, pero no todos ellos hacen un esfuerzo especial por diversificar, aunque existen siete formas distintas de capital político: humano, social, reputacional, económico, simbólico, organizacional y cultural. Y estas formas pueden trabajar juntas simbióticamente.

Para maximizar su capital político, debe mirarse más allá de los lugares habituales, y a veces incluso más allá de la organización, pues para hacer bien nuestro trabajo, generalmente dependemos de todo tipo de personas, lo sepamos o no. Por ello deben establecerse nexos con colegas dentro y fuera del sector económico en el que participamos.

Diversificar también es útil porque ciertas formas de capital pueden ser más o menos útiles para su trabajo a medida que evoluciona. Al pasar a un nuevo rol, la mayoría de las personas usan las fuentes de capital político que utilizaron en el pasado, pero no se puede confiar exclusivamente en la experiencia pasada para saber cómo abordar tu nueva posición.

Cuando los líderes decaen después de la promoción, a menudo es porque aún confían en formas de capital político que los ayudaron a llegar a donde están y no logran desarrollar y emplear otras nuevas.

►TE PUEDE INTERESAR► Las mujeres serán la verdadera fuerza política de México Política

2.- Construir capital reputacional temprano. En la economía del conocimiento, pocas fuentes de capital político son tan valiosas como la reputación positiva que incrementa respaldos y mayor apoyo, lo que conduce a más oportunidades, aumentar la confianza, mejorar el bienestar y rendimiento.

El capital reputacional también crea sesgos de confirmación. Obtiene más crédito cuando las cosas van bien y no tienden a culpar incluso si las cosas van mal o se cometes errores.

Conviene entonces negociar las primeras asignaciones que probablemente produzcan éxito, comunicar sus contribuciones y construir relaciones con corredores de reputación formales e informales. Se necesita descubrir cuáles fuentes de capital político son realmente valoradas en cada organización.

3.- Invertir en capital político antes de necesitarlo. Desarrollar capital político al principio de la carrera nos coloca en una mejor posición para lidiar con situaciones desafiantes en el futuro.

Leer la cultura de su organización. Es extremadamente importante entender lo que se valora en una organización determinada, pues a corto y mediano plazo debe comprenderse qué fuentes de capital político se valoran realmente en la organización a la que se pertenece.

Al construir capital político, también vale la pena tener en cuenta que las nociones de poder cambian en muchas culturas del lugar de trabajo. El poder en nuestra era significa que otras personas se identifiquen con otra y convencerlas de manera que apoyen sus objetivos.

Esa es la nueva lectura del poder político en las empresas.

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.