Los suplementos de colágeno se han vuelto populares en los últimos años, pero ¿qué de todo lo que se dice es verdad y qué no?

El colágeno es la proteína más abundante en tu cuerpo. Desempeña muchas funciones importantes, como proporcionar estructura a la piel y fortalecer los huesos, por supuesto, con el paso de los años la producción del mismo baja como consecuencia de la lentitud en los procesos metabólicos y de déficits hormonales.

Esta disminución comienza a los 25 años y luego de los 40 su síntesis se reduce un 1% cada año; cuando esto sucede, la piel pierde grosor y elasticidad, las articulaciones se vuelven más rígidas. Aparecen flacidez, las arrugas, hay pérdida de densidad ósea y dolores articulares.

¿Qué podemos hacer?

El primer paso es llevar una vida saludable, esto no evitará que el proceso natural en el que esta proteína se produce cada vez menos, pero sí ayudará a mantenernos en buen estado físico y mentalmente.

Por otro lado, una opción cada vez más popular en el mercado son los suplementos de colágeno. La mayoría y los más recomendados están hidrolizados, lo que significa que la proteína se ha descompuesto para facilitar su absorción.

Con el auge de este producto llegó una ola de información, algunos de los datos son falsos y otros verdaderos, pero ¿cómo diferenciarlos? Nos acercamos a Armida Morales, CEO de la marca de suplementos alimenticios  WE SHINE, para que nos aclarara ciertas dudas.

En la foto, Armida Morales.

Mito 1: Los suplementos de colágeno sólo sirven para estimular el crecimiento del pelo y las uñas.

Verdad 1: Su labor es más profunda, simplemente el cabello y las uñas son algo que podemos notar a simple vista. El colágeno interviene en la reparación del tejido cartilaginoso,  dado que el cabello y uñas se componen de colágeno, los ayuda a fortalecer y mejorar la apariencia.

Mito 2: El colágeno hace que engordes.

Verdad 2: Depende, si el suplemento de colágeno hidrolizado es puro, no engorda y puede estar dentro de cualquier dieta. Hay que tener cuidado con los productos que compramos, el colágeno puro no debe contener nada de azúcares añadidos, ni diluyentes, los cuales sí engordan.

Antes de adquirir cualquier producto del tipo hay que revisar las etiquetas. Hay marcas que contienen “rellenos” como maltodextrinas, dextrosas y otros azúcares, que sí pueden afectar tanto en cargas calóricas innecesarias y en la absorción del mismo colágeno.

Mito 3: El colágeno es sólo una moda.

Verdad 3: Queda claro que es una tendencia en el mercado, esto tiene que ver con que las personas están preocupadas por su bienestar ahora más que nunca, sin embargo, Morales aclara que más allá de su popularidad, el colágeno es algo que nuestro cuerpo necesita.

“A partir de los 25 años disminuye la producción del mismo, por lo que se deberíamos comenzar a tomarlo, ya que con los años el cuerpo disminuye su producción y por eso comenzamos a ver arrugas en la piel, uñas quebradizas, cabello más débil, dolor de articulaciones, entre otras cosas. En el caso de los deportistas y personas que se expongan mucho al sol  o tengan malos hábitos es recomendable  utilizar el colágeno hidrolizado incluso antes de los 25 años”.

Mito 4: El colágeno se debe tomar por la mañana, sino no sirve.

Verdad 4: Si prefieres tomar el colágeno por la tarde o por la noche sigue teniendo sus efectos, sin embargo, idealmente si lo haces por la mañana tu cuerpo aprovechará mejor sus beneficios, ya que será el primer alimento que recibe.

Mito 5: Las personas con diabetes no pueden tomar colágeno.

Verdades 5: En el comercio hay varias marcas, pero no todos son recomendados para personas con diabetes. La recomendación es buscar un colágeno hidrolizado que no contenga azúcares añadidos. De cualquier forma antes de empezar a tomarlo, es recomendable consultar con un especialista.

Mito 6: Todos los colágenos hidrolizados son iguales.

Verdades 6: Como ya mencionamos, la variedad en el mercado es amplia; las diferencias pueden ir desde que uno tenga agregado sabor y otros no y cuya composición puede ser igual de buena. Lo importabre es evitar aquellos con “rellenos”, de acuerdo con Morales:

“Hay marcas que vienen con rellenos, y estos, no te darán los beneficios ya que no cubren la dosis de ingesta diaria recomendada. Por el contrario, hay colágenos hidrolizados mezclados con otros ingredientes, como ácido hialurónico, extracto de arándano, vitamina C, como es el caso del colágeno de WeShine, cuya formulación potencia el efecto y los beneficios; de igual forma hay otras marcas que contienen otro tipo de activos y son formulaciones que funcionan”.

Mito 7: Los productos con colágeno hidrolizado tienen mal sabor.

Verdades 7: El sabor por si solo del colágeno no es agradable. Existen colágenos sin sabor que pueden ser agregados a cualquier bebida u otros con sabor añadido para mejorar la experiencia y ser en sí una bebida deliciosa.