El dolor crónico: Una epidemia silenciosa que muchos padecen y otros cuantos desconocen - Mujer Ejecutiva

Por la Dra. María Fernanda Arboleda / Médica anestesióloga con especialidad en medicina del dolor y cuidados paliativos Instagram  y twitter.                                                            dolor crónico

Uno de los trastornos que padecen los seres humanos en algún momento de su vida es el dolor.  Después de cuatro décadas, en 2020, la Asociación Internacional;para el Estudio del Dolor (IASP por sus siglas en inglés) redefinió al dolor como una “experiencia sensorial y emocional desagradable asociada o similar a la asociada a una lesión tisular real o potencial”. Asimismo, la IASP;estableció que, cuando el dolor recurre o persiste en el tiempo por más de tres meses, se define como;dolor crónico y se encuentra presente en diversas condiciones médicas, como el cáncer, fibromialgia, polineuropatía diabética dolorosa,;hernias discales, artritis reumatoide, neuralgia postherpética, esclerosis múltiple, entre otras; sin embargo, el dolor crónico se considera una enfermedad en sí misma.

►TE PUEDE INTERESAR►3 enfermedades de la piel que tienen que ver con la genética

Con un estimado por algunos expertos de que entre el 25% al 29% de la población mundial sufre de algún tipo de dolor crónico,;podríamos hablar de que nos enfrentamos a una epidemia silenciosa que aqueja a gran parte de la población mundial.

Sin embargo, estas cifras son muy variables, ya que hay datos que muestran rangos que van del 8.7%, de pacientes con dolor crónico, a un 64.4%. En general, el promedio es del 31%, con mayor frecuencia en mujeres. Adicionalmente, se ha estimado que, a nivel mundial, uno de cada diez adultos es diagnosticado con dolor crónico cada año, lo que lo convierte en un enorme problema de salud pública a nivel global.

Los principales síntomas que experimentan los pacientes con dolor crónico son:  insomnio en un 70%, ansiedad en el 30-80%, depresión en el 55% de los casos, y falta de apetito en un 15%.

TRATAR EL DOLOR CRÓNICO: UNA ESTRATEGIA MULTIMODAL

Históricamente el cannabis ha sido utilizado con fines medicinales desde hace miles de años; se ha administrado como analgésico durante el parto, para el dolor articular, convulsiones, trastornos psiquiátricos, entre otras condiciones médicas. A pesar de que la prescripción de cannabinoides con fines terapéuticos ha estado sujeta al marco regulatorio de cada país, las nuevas regulaciones han permitido un crecimiento exponencial en la investigación clínica relacionada con el uso de diversos compuestos de la planta de cannabis tales como el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD) en diferentes patologías tales como el dolor crónico.

La administración de cannabis medicinal como coadyuvante en el tratamiento sintomático de ciertas condiciones médicas donde se;experimenta dolor crónico como cáncer, fibromialgia, polineuropatía diabética dolorosa, artritis reumatoide o esclerosis múltiple, puede mejorar significativamente la calidad de vida relacionada con la salud de los pacientes.

Antes de iniciar un tratamiento con cannabis medicinal, es indispensable realizar una valoración completa al paciente, que incluya todos sus antecedentes personales patológicos y;no patológicos, exposición previa a cannabinoides, tratamientos previos y actuales (farmacológicos y no farmacológicos), examen físico completo, determinar que no haya contraindicaciones relativas y/o absolutas para terapia con medicamentos con base en cannabis, y evaluación objetiva.

Hay que enfatizar que el cannabis medicinal no es la panacea ni va a eliminar por completo el dolor, simplemente será un aliado en el control de síntomas, en la mejoría de la funcionalidad y de la calidad de vida de quienes lo padecen.

EL DOLOR CRÓNICO: Una epidemia silenciosa que muchos padecen y otros cuantos desconocen

 

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales: FacebookTwitter e Instagram