La tecnología BodyTite y Morpheus 8, de mínima invasión, ofrecen resultados quirúrgicos sin cicatrices permanentes

La tecnología ha avanzado significativamente y está presente en básicamente todos los aspectos de nuestra vida, los tratamientos estéticos no son la excepción. Es por ello que platicamos con la Dra. Esmeralda Bastidas, especialista en medicina estética antievejecimiento y directora de Neoclinic, quien nos explicó cuáles son las últimas tendencias en la materia.

De acuerdo con la especialista, la tendencia de personas que buscan procedimientos menos invasivos va en aumento. En este sentido se enfocó en hablar sobre BodyTite y Morpheus 8.

“La medicina estética ahora está fijándose mucho en prevenir y no sólo en rellenar aquello que ya está colgado o cortar lo que no funciona, por eso ha surgido tanto interés por esta tecnología”.

BodyTite

Es la tecnología más novedosa para reducir la flacidez corporal, con resultados inmediatos y sin necesidad de cirugía. Este tratamiento de alta definición, “reduce y destruye” la grasa localizada, retrae la dermis por lo que también ataca la flacidez.

Morpheus 8

Este tratamiento de radiofrecuencia intradérmica fraccionada y que genera energía térmica controlada, es la tecnología más avanzada que existe para la formación de nuevo colágeno.

“A través de 24 microagujas que tienen una cubierta de oro, se penetra la piel para llegar al tejido en el que queremos depositar esa energía, se emite un calor de ente 35 a 60 grados centígrados. Al producir ese calor con esta radiofrecuencia, lo que hacemos es estimular a que organismo produzca nuevo colágeno, justo como funciona cuando tenemos una herida”.

La Doctora explica que se trata de “una tecnología muy noble”, pues a pesar del uso de calor e inyecciones, no existen riesgos de manchar la piel; siendo ésta la única radiofrecuencia inyectada en el mundo que cumple con estos requerimientos.

Se trata de un procedimiento ambulatorio que se debe hacer en el consultorio, sólo requiere anestesia local en crema y el paciente puede regresar a sus actividades prácticamente el mismo día. La mejoría se nota posterior a la primera sesión a partir de la curta semana. De acuerdo con Bastidas, lo ideal es hacer de una a tres sesiones por año dependiendo del estado de la piel del paciente.

Finalmente la directora de Neoclinic, comenta que es importante que antes de someterse a cualquier tratamiento, los pacientes acudan a una valoración para saber si sus expectativas y condiciones van acorde a los que se pueden ofrecer a través de distintos procedimientos.