8 de cada 10 mexicanos sufre Síndrome de Burnout - Mujer Ejecutiva

8 de cada 10 personas trabajadoras en México viven con estrés laboral a un nivel más alto comparado con países como China y Estados Unidos

El estrés forma parte de la vida cotidiana de los trabajadores mexicanos, de hecho el 75% de ellos padece síndrome de burnout o fatiga por estrés laboral. México es uno de los países con las jornadas laborales más largas del mundo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) menciona que es el país en el que más horas se trabaja.

Esta situación está generando estrés, agotamiento físico y mental, padecimientos que incrementaron durante la actual crisis sanitaria a raíz del teletrabajo, dado que los empleados empezaron a sentirse cuestionados por sus superiores por sentir una necesidad absoluta de demostrar que estaban siendo productivos desde casa.

Por este motivo, el estrés y el agotamiento por exceso de trabajo se podrían convertir en la nueva pandemia que tendrán que enfrentar la mayoría de los trabajadores en el mundo; según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 8 de cada 10 personas trabajadoras en este país viven con estrés laboral a un nivel más alto comparado con países como China y Estados Unidos, que 6 de cada 10 lo sufren.

«El agotamiento laboral es el resultado por el desequilibrio de las exigencias negativas a nivel individual y organizacional que en muchas ocasiones enfrenta un trabajador y que pueden provocar, actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja y hacia las funciones que desempeña, lo que contribuye a que lentamente pierda el compromiso y motivación hacia el trabajo», señaló Enrique Caamaño, Director General de BC&B.

A partir del 01 de enero del 2022, entrará en vigor la nueva Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y, con ello, el síndrome del agotamiento profesional, también conocido como burnout, estará catalogado como un padecimiento laboral.

Por este motivo, para evitar que el síndrome de burnout impacte negativamente en la salud física y productividad, te compartimos los siguientes consejos para enfrentar el estrés laboral en las empresas.

Seis acciones para evitar el Síndrome de Burnout

  1. Medita en el impacto de tus acciones: En algunas ocasiones es inevitable que las cargas de trabajo aumenten y, por ende, los trabajadores deban cubrir algún tiempo extra; pero como líder, no debes establecer que eso debe ser permanente, asimismo, si estás trabajando hasta tarde no programes correos electrónicos en horarios no laborables, esto evitará que los empleados se sientan obligados a contestar o trabajar en su tiempo personal.
  2. Valora calidad no cantidad: Un buen líder está más enfocado en medir los resultados que el tiempo laborado, por este motivo, se necesita una nueva mirada y percepción del trabajo; ya que se ha demostrado que uno de los aspectos que mejor contribuye a la productividad, el bienestar y la calidad de vida de las personas en el trabajo, no está relacionado con la extensión y las cargas de la jornada laboral.
  3. Fomentar descansos: Anima a los miembros de tu equipo a que utilicen su tiempo de descanso completamente una vez terminado la jornada laboral, dado que algunas labores son desgastantes, por ello, es importante reponer energías, asimismo, si durante la jornada laboral la carga de trabajo es excesiva, permite que se den unos minutos libres para despejar la mente.
  4. Balance con todo el equipo: Es fundamental no cargarles la mano a los miembros más productivos de la empresa, ya que eso generará más desgaste, por ello, es importante que cuentes con un plan de trabajo equilibrado donde asignes tareas equitativas con todos los miembros del equipo.
  5. Reconoce los logros: La mejor estrategia para lograr un compromiso con tus empleados es a través del reconocimiento, ya que está acción es valiosa a la hora de valorar los éxitos de tu equipo y a la vez aumentas la autoestima y alejas el estrés.
  6. Se un líder a seguir: Sin duda, es importante tener en cuenta que un líder no es sinónimo de jefe, liderar va mucho más allá de mandar o de tener poder sobre el resto del personal, por eso, es importante que se tenga un modelo de comportamiento saludable relacionado con inspirar confianza, ser capaces de motivar al equipo, generar compromiso y promover un buen clima.