El cáncer genera costos directos e indirectos de entre 23 y 30 mil millones de pesos anuales en nuestro país

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), el cáncer se ha convertido en la tercera causa de muerte en México, después de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. El organismo señala que en nuestro país, 14 de cada 100 personas mueren a causa de esta enfermedad y la esperanza de vida de quienes la padecen es de 63 años.

La mortalidad por cáncer ha ido creciendo de manera acelerada: entre 1990 y 2019 el número de muertes se duplicó, pasando de 41 a 89 millones de personas.

En materia de economía, esta enfermedad genera anualmente costos directos e indirectos que rondan los 23 y 30 mil millones de pesos, esto representa una quinta parte del presupuesto del Instituto de Salud para el Bienestar en 2020.

Diagnóstico oportuno: mejor arma de combate

El diagnóstico oportuno y la medicina personalizada son claves para mejorar la calidad de vida de las personas que padecen esta enfermedad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que detectar la enfermedad a tiempo podría evitar el 40% de las muertes. Sin embargo, este escenario sigue siendo lejano en México, donde el 60% de los casos se detectan en etapas avanzadas, lo que reduce drásticamente las probabilidades de curación y encarece el tratamiento.

“Este panorama nos permite visualizar cual es la prioridad que debemos dar a este tema y sobre todo el enfoque a seguir con el desarrollo de soluciones integrales que lleguen a más pacientes, más rápido, pero de igual manera en prevenir los casos que se detectan en etapas avanzadas a través de un diagnóstico oportuno”, apunta Andrés Bruzual, Director General de Roche Farma México.

Si consideramos los elevados grados de incidencia y mortalidad del cáncer, así como sus consecuencias perniciosas para el bienestar económico y social, es crucial preguntarnos qué alternativas existen para que el sistema público de salud provea atención efectiva, oportuna y de calidad a aquellas personas que padecen los cánceres de mayor incidencia en México.