Una Coca Cola de medio litro contiene 63 gramos de azúcar, 38 gramos más de lo máximo recomendado

México ocupa los primeros lugares de consumo de refresco a nivel mundial con 163 litros por persona al año, consumo 40% mayor que el de un estadounidense promedio con 118 litros al año y, según un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de julio 2013, México ocupaba la tasa más alta de obesidad en adultos de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Se ha demostrado que el consumo excesivo de bebidas azucaradas daña de manera considerable la salud, independientemente de su edad. Padecimientos como el sobrepeso, la obesidad, la diabetes o la hipertensión son causadas por una mala alimentación.

En el mes de julio de 2020, el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell señaló que, de acuerdo con un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública, se contabilizan alrededor de 40 mil muertes en México relacionadas con el consumo de bebidas azucaradas como la Coca Cola, pues aumentan el riesgo de padecer enfermedades crónicas.

Coca Cola el mal silencioso

  • El aumento de peso es uno de los principales daños, que si no se trata puede causar obesidad y por ende problemas cardiovasculares.
  • Alteran el metabolismo de las grasas, por lo que estas se quedan “almacenadas” en la zona abdominal.
  • El organismo genera una resistencia a la insulina, hormona encargada de procesar o metabolizar el azúcar que ingerimos, lo que dará como resultado padecer diabetes tipo 2.
  • Ingerir bebidas endulzadas con jarabe de maíz de alta fructuosa induce en la sangre un porcentaje mayor de partículas que transportan “colesterol malo”.
  • Algunos productos de la familia Coca Cola contienen aspartame como endulzante, lo que se ha comprobado es una de las causantes de la hipertensión.
  • Además, la Coca Cola contiene ácido fosfórico, elemento que daña gravemente el calcio de nuestro cuerpo.
  • Un consumo excesivo de refrescos puede debilitar las encías y causar gingivitis.
  • Una Coca Cola de 600 mililitros contiene 63 gramos de azúcar38 más de lo recomendación máxima.
  • A las personas que se están recuperando de COVID-19 se recomienda no consumir refrescos, dado que estos disminuyen la oxigenación.
  • Al contener altos niveles de jarabe de maíz, dificulta la absorción de agua en el sistema digestivoperjudica el hígado y provoca más picos de glucosa en la sangre que el azúcar habitual.