Probablemente has escuchado hablar sobre la colección que hay entre los órganos del cuerpo y nuestras emociones. Resulta que, de acuerdo con la filosofía zhìnéng qìgōng o “energía inteligente”, los órganos son muy importantes porque además de cumplir con sus funciones están conectados con todo nuestro cuerpo y asociados a nuestras actividades mentales y a nuestras emociones.

En este sentido, elzhìnéng qìgōng considera que hay 5 órganos principales (los órganos zang) que son el corazón, los pulmones, el páncreas, los riñones y el hígado y el bazo considerados como un solo órgano. Estos 5 órganos zang están relacionados con el resto de los órganos (los órganos fu) que son el intestino delgado, el intestino grueso, el estómago, la vesícula, la vejiga y los órganos reproductivos.

Los órganos zang se fortalecen y se afectan entre ellos, de tal manera que si estamos enfermos del corazón los pulmones también se dañan, si nuestro páncreas está fallando afecta a los riñones y así sucesivamente.

Además de estar conectados con todo el interior del cuerpo a través de canales (meridianos), también se vinculan con la naturaleza, por ejemplo, los pulmones están relacionados con la piel, con la nariz, con el moco nasal, con la tristeza, lo picoso, el durazno, el arroz, el otoño, el metal y la justicia entre otros.

Otro aspecto relevante es que cada parte del cuerpo refleja todo nuestro ser. Por ejemplo, la condición interna de los órganos puede ser reflejada en el color de la lengua, en los ojos, en el pulso, etc. Es por esta razón que la medicina tradicional china diagnostica de esta manera y contempla siempre la totalidad tomando en cuenta que los órganos son el núcleo y que están íntimamente relacionados con la mente y con las emociones.

De acuerdo con Citlalli Álvarez, maestra en ciencias e instructora de zhìnéng qìgōng certificada en China, los grandes maestros chinos descubrieron que el corazón está relacionado con la alegría; los riñones con el miedo; el páncreas con la meditación profunda; el hígado y bazo con el enojo y los pulmones con la tristeza.

“Así, a través de la práctica de zhìnéng qìgōng y del uso adecuado de nuestra mente podemos mejorar las funciones de nuestros órganos y de nuestra salud en general”, comentó.

Alguno del los consejos de Páng Hè Míng creador de esta práctica son:

  •  Para mejorar nuestro corazón debemos de vivir contentos para promover la vitalidad, mejorar el sistema cardiovascular, fortalecer la mente y permitir que la sangre fluya fácilmente.
  • Para fortalecer las funciones de los riñones debemos cambiar el miedo por ser muy cuidadosos, no tomar decisiones intempestivamente y siempre verificar que lo que hagamos sea para nuestro más alto bien.
  • La quietud mental hará que el páncreas mejore. Meditar todos los días tiene grandes beneficios.
  • Cambiar el enojo por ser decididos hará que el hígado y bazo funcionen de manera adecuada; y finalmente, hay que cambiar la tristeza por la compasión para fortalecer las funciones de los pulmones.