Las probabilidades de contraer enfermedades infecciosas como Covid-19 y otras, se pueden disminuir si consumimos vitamina D

El confinamiento nos ha enfrentado a varios retos, sin embargo, éste ha resultado la solución más promovida para mantenernos sanos y alejado del contagio de Covid-19; si bien esto es cierto, el encierro podría tener consecuencias adversas para la salud. Un claro ejemplo es la debilitación del sistema inmunológico debido a la disminución de vitamina D.

¿Pero cuál es la relación? Bueno, para entenderlo hay que recordar que la vitamina D es una hormona en el cuerpo que se produce gracias a la exposición al sol, por supuesto, el confinamiento ha provocado que dicha exposición sea escasa.

“Sin un sistema inmune adecuado las personas son susceptibles a enfermarse con mayor frecuencia y cuando se enferman, los padecimientos afectan de forma más severa, lo que puede (dependiendo de la gravedad), poner en peligro la vida”, comenta el doctor Jorge Yamamoto, endocrinólogo miembro de la Sociedad Mexicana de Nutrición y Endocrinología.

Al disminuir los niveles de vitamina D en nuestro cuerpo, nuestro sistema inmunológico se ve mermado, por lo que nos volvemos más vulnerables a contraer enfermedades, incluido el virus del Covid-19.

¿Qué podemos hacer?

Una opción para incrementar los niveles de esta vitamina en nuestro organismo -y la más obvia- es tomar “baños de sol”, su duración no debe extenderse más allá de 15 minutos y el horario ideal para hacerlo es ente las 10:00 y 15:00 horas.

Por otra parte, y obedeciendo al dicho “eres lo que comes”, existen alimentos ricos en vitamina D como la sandía, el salmón, el aceite de hígado de pescado; en menor cantidad la carne, la yema de huevo, la leche, los productos lácteos y el aguacate.

“Es importante mencionar que sólo el 10% de la vitamina D que necesita el cuerpo se adquiere por medio de la alimentación, el 90% restante se obtiene gracias a la acción que se genera en el organismo después de la exposición a la luz ultravioleta del sol”, comenta el doctor Manuel Mirassou, especialista en Medicina Interna y miembro fundador de la Asociación Mexicana de Metabolismo Óseo y Mineral.

En este sentido, el especialista recomendó apoyarse de suplementos vitamínicos como la vitamina D de Asofarma, la cual “proporciona la dosis adecuada de una forma segura y eficaz”.

Finalmente, ambos expertos hablaron sobre el uso de protector solar, la recomendación es no utilizar factores de protección solar (fps) arriba del 50, para permitir que el sol pueda hacer su trabajo en la producción de vitamina D en nuestro cuerpo.