COVID-19 amenaza con borrar más de 20 años de avances en reducción de la mortalidad materna - Mujer Ejecutiva

La Organización Panamericana de la Salud insta a los países a actuar y garantizar que las mujeres y las niñas puedan acceder a los servicios sanitarios que necesitan

La pandemia del coronavirus podría desvanecer más de 20 años de progreso en la expansión del acceso de las mujeres a la planificación familiar y en la lucha contra la mortalidad materna en la región, alertó este miércoles la directora de la Organización Panamericana de la Salud.

«Según las estimaciones de la ONU, durante la pandemia se interrumpirá el control de la natalidad de hasta 20 millones de mujeres en las Américas, ya sea porque los servicios no están disponibles o porque las mujeres ya no tendrán los medios para pagar la anticoncepción», advirtió Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud.

También destacó que casi todas las muertes maternas son evitables e incluso restablecer los niveles de mortalidad materna anteriores a la pandemia, que ya eran altos, podría llevar más de una década.

Etienne recordó que el sistema inmunitario de las mujeres cambia durante el embarazo haciéndolas más vulnerables a infecciones respiratorias y que, en caso de enfermar, tienden a desarrollar síntomas más graves que requieren intubación, y que a menudo pueden poner en riesgo al bebé y a la madre.

Los datos de 24 países indican que más de 200 mil mujeres embarazadas han enfermado de COVID en las Américas, y que al menos un millar han muerto por complicaciones relacionadas con la enfermedad, una fatalidad que también está ligada al lugar dónde esto suceda.

«Mientras que las mujeres embarazadas tienen menos de un 1% de probabilidades de morir de COVID en Argentina, Costa Rica y Colombia, el riesgo de muerte en Honduras se dispara al 5%, y el riesgo sigue siendo mayor en Brasil, con un 7%», explicó.

La directora instó a los países a actuar, señalando que está claro que las mujeres embarazadas corren un mayor riesgo de padecer una enfermedad grave y de ser hospitalizadas debido a la infección por el SARS-CoV 2.

«Así que podemos empezar por garantizar que las mujeres y las niñas puedan acceder a los servicios sanitarios que necesitan -como los servicios de salud sexual y reproductiva, y la atención relacionada con el embarazo y el recién nacido- durante la respuesta al COVID», pidió.
Fuente: ONU Noticias