Por mia-periodoabundante.com

Muchas mujeres hemos tenido miedo o vergüenza de ir al ginecólogo y solemos acudir a este especialista cuando presentamos síntomas o malestares severos, sin embargo, recordemos que uno de los objetivos principales de esta visita es prevenir trastornos ginecológicos y revisar que todo funciona correctamente.

Existen distintos trastornos ginecológicos que nos brindan señales o focos rojos que detonan la importancia de una visita inmediata con el doctor. Un ejemplo de esto, es cuando la regla dura más de una semana, la cantidad de sangre es muy abundante o cambia respecto de lo que era habitualmente.

Pero, ¿sabes qué es la menorragia?

Recordemos que menorragia es el término médico que se utiliza para denominar los sangrados menstruales intensos, prolongados o ambos. Y aunque la mayoría de las mujeres no pierde suficiente sangre en sus periodos mes a mes como para que suponga un riesgo para la salud, es necesario consultar un especialista en caso de notar irregularidades en sus períodos.

¿Y qué pasa si tengo períodos híper abundantes?

Sí, lo sabemos, resulta incómodo, molesto y en algunos casos limita la vida cotidiana durante esos días. Algunas mujeres con menorragia evitan salir de casa durante su periodo por ansiedad, miedo a oler mal o a mancharse la ropa.

Existen algunos síntomas que pueden indicar menorragia y que hacen necesario consultar al médico ginecólogo, estos son:

  • Limitar o evitar las actividades cotidianas por la presencia de la menstruación.
  • Empapar una o más toallas o tampones cada hora durante varias horas.
  • Necesidad de usar doble protección, es decir un tampón y una toalla simultáneamente.
  • Despertarse en la noche para cambiarse la toalla femenina.
  • Periodos menstruales que duran más de una semana.
  • Coágulos del tamaño de una moneda de cinco pesos o más grandes.
  • Cansancio, fatiga o dificultad para respirar, como síntomas de anemia.

El especialista, además de una exploración física, podrá solicitar algunos estudios como un análisis de sangre, el Papanicolau, un ultrasonido u otros más específicos, para determinar la causa de la menorragia y descartar problemas de salud que estén causando el flujo abundante.

¡No te alarmes!

Posterior a esto, y una vez que el especialista tiene los datos que necesita, podrá ofrecerte el tipo de tratamiento adecuado para ti, ya sea con medicamentos o un procedimiento quirúrgico según las causas de la menorragia o dependiendo el caso particular de cada mujer, tomando en cuenta factores como su edad, su salud e historia clínica.

También es necesario consultar al médico cuando la mujer presenta períodos de forma irregular o después de la menopausia, porque pueden ser signos de problemas de salud.