Enfermedades 100% de la mujer, como la endometriosis y la vulvodinia, podrían beneficiarse del tratamiento complementario con cannabinoides

El consumo de cannabis medicinal es más frecuente en mujeres, sobre todo en mayores de 60 años. Esto se debe a que es el grupo más propenso a sufrir de dolor crónico, la principal condición médica para la cual se administran cannabinoides como complemento de las terapias tradicionales.

De acuerdo con laDra. Mafer Arboleda, médica anestesióloga con especialidad en medicina del dolor y cuidados paliativos, por sus propiedades terapéuticas, el cannabis medicinal puede servir como una herramienta para controlar los síntomas de algunas enfermedades que aparece específicamente el sexo femenino, como la endometriosis y la vulvodinia.

En la foto: Dra. Mafer Arboleda.

Por otro lado, una encuesta realizada a usuarios de cannabis para fines medicinales muestra que las mujeres también lo consumen para controlar la ansiedad, náuseas, falta de apetito, el síndrome de intestino irritable y dolor de cabeza, entre otras condiciones médicas; adicionalmente, estas mujeres reportan que consumen cannabis medicinal principalmente por vía oral (en forma de extractos o aceites).

La especialista apunta que la concurrencia en el uso del cannabis medicinal, está relacionada a ciertos beneficios percibidos por sus usuarias y que en gunos casos han sido comprobados por la medicina:

Puede ayudar a controlar síntomas asociados a la endometriosis

La Dra. Arboleda apunta que “algunos tratamientos que se utilizan para controlar los malestares que produce la endometriosis muchas veces no logran controlar el dolor”.

La endometriosis es una enfermedad crónica donde el tejido endometrial, que es el que recubre al útero, comienza a crecer en otras estructuras u órganos pélvicos, y afecta al 5-15% de mujeres en edad reproductiva. Quienes la padecen, sufren de dolor severo principalmente a nivel abdominal, además esta enfermedad también se ha asociado con infertilidad.

Un sondeo realizado en Nueva Zelanda en 2019 demostró que el cannabis medicinal sirvió para aliviar el dolor (95.5%), mejorar la calidad de sueño (95.5%); además de que un 81.4% indicó que el cannabis medicinal ayudó a reducir las dosis de otros medicamentos convencionales, y hasta el 40% lograron suspender las dosis de opioides.

Auxiliar en el dolor crónico asociado a la vulvodinia

La vulvodinia se trata de un dolor crónico del área que rodea la abertura de la vagina, que afecta aproximadamente al 28% de las mujeres a lo largo de su vida. Su causa es desconocida, se cree que es multifactorial y se asocia con inflamación y proliferación de receptores del dolor en la vulva (labios mayores y menores vaginales, clítoris, abertura vaginal y orificio uretral por el cual sale la orina).

Algunos tratamientos sugeridos consisten en reducir el contacto con irritantes como detergentes y jabones, utilizar ropa interior de algodón y evitar la ropa apretada. También se recomiendan analgésicos tópicos e inyecciones, medicamentos para el manejo del dolor por vía oral, otras medidas más invasivas como la cirugía a nivel de la vulva, entre otras opciones.

“Aunque aun hace falta más investigación, otra alternativa de tratamiento que se podría agregar al manejo convencional, es el cannabis medicinal, el cual, por su efecto antiinflamatorio e impacto sobre el dolor crónico neuropático, podría ayudar a mejorar el dolor asociado con las relaciones sexuales (dispareunia) y ser un adyuvante en el alivio del dolor crónico asociado a la vulvodinia”, refiere la Dra. Mafer Arboleda.

Contrarresta los síntomas del síndrome premenstrual (PMS)

Entre las mujeres es muy frecuente haber padecido alguno de los síntomas físicos y emocionales que se observan con el síndrome premenstrual: dolor abdominal, articular, pélvico, muscular, cambios en el estado de ánimo, irritabilidad, dolor de cabeza, síntomas gastrointestinales, entre otros.

Aunque se ha visto de forma anecdótica que el cannabis medicinal puede contrarrestar todos los síntomas anteriores,Arboleda explica que aún faltan estudios clínicos que confirmen el efecto terapéutico de los cannabinoides en esta condición que afecta a aproximadamente al 65-70% de las mujeres.

El cannabis afecta diferente a hombres que a mujeres

De acuerdo con la especialista, estudios preclínicos en animales han concluido que el THC, y su principal metabolito activo (11-OH-THC), ha mostrado ser más potentes en ratas de sexo femenino en investigaciones y modelos relacionados con el dolor. Dichos estudios también sugieren que las ratas femeninas presentan mayor efecto analgésico con la administración de THC, lo que quiere decir que desarrollan un mejor control del dolor con este cannabinoide.

“Se produce entonces un mayor efecto de antinocicepción en las ratas de sexo femenino, lo que quiere decir que hay una menor sensibilidad ante estímulos dolorosos cuando se administra THC”, explica la Dra. Mafer.