Si ya decidiste hacer este cambio, sea cual sea la razón, existen algunas cosas que debes saber antes

El uso de la copa menstrual es cada vez más común, sobre todo por aquellas mujeres que buscan una alternativa para el cuidado del medio ambiente eliminando de su vida las toallas femeninas y tampones. Si ya decidiste hacer este cambio, sea cual sea la razón, existen algunas cosas que debes saber antes.

Existen diferentes tipos de copas: debes buscar la que más se adecué a tu cuerpo, un factor determinante para saber qué tamaño de debes utilizar es si haz tenido, o no, hijos.

Puede haber accidentes: es común que mientras aprendemos a colocar de forma correcta una copa menstrual, puede haber pequeñas fugas, la recomendación es utilizarla por primera vez un día que sabes que estarás en casa, también puedes prevenir con un pantiprotector.

TE PUEDE INTERESAR11 TIPS PARA MEJORAR TU VIDA SEXUAL SEGÚN HARVARD

Debes ser muy aseada: esos no son los días más cómodos del mes, pero debes considerar que con el uso de la copa debes ser aún más aseada, pues estarás en contacto con ella cada que la quites o coloques. Mantén tus manos limpias para evitar infecciones o malos olores.

Puedes usar lubricante: si te encuentras temerosa por la primera vez que la usarás puedes ocupar un poco de lubricante a base de agua, así todo será más sencillo.

La copa no se tiene que sentir: de la misma forma que cuando ocupas un tampón, la presencia de la copa debe ser imperceptible si está bien colocada y debe permitirte hacer todas tus actividades. Si no estás cómoda intenta acomodarla, también puede ser que no estés ocupando la adecuada.

Cada cuerpo es diferente: es bueno escuchar las experiencias de otras mujeres que ya usan el dispositivo, pero toma en cuenta que por mucho que tú y tu mejor amiga tengan en común, tus necesidades pueden ser diferentes.