En entrevista, el Dr. Héctor Salvador Godoy despeja nuestras dudas sobre tratamientos de fertilidad, sus alternativas y las consideraciones que hay que tener antes de someterse a uno

Foto Antonio Soto

Cada vez es más común que las mujeres retrasen el momento de ser mamás; los motivos pueden ser muchos: especializarse en sus estudios, avanzar y enfocarse en su carrera profesional, viajar, querer pasar más tiempo con su pareja antes de formar una familia, o en ocasiones esa pareja no llega o se va. Sin embargo, esperar también implica más riesgos y menor tasa de éxito, afortunadamente la tecnología y la medicina hacen una apuesta en favor aquellas que anhelan la maternidad.

Al respecto hablamos con el Dr. Héctor Salvador Godoy, Jefe de la Unidad de Medicina Reproductiva del Hospital Angeles del Pedregal. De acuerdo con el especialista la tendencia a retardar la decisión de la maternidad y la paternidad ha ido en aumento en los últimos 10 años.

“En los últimos 10 años la gente retarda la decisión de ser padres y esto cada vez complica más los tratamientos. Algo que antes se resolvía muy fácil con medicamentos o inseminación artificial, ahora se ha vuelto complejo. Además, el ser humano también es más exigente, quiere uno o dos bebés o que nazcan en determinado mes”.
En la foto: Dr. Héctor Salvador Godoy.

Obedeciendo a la naturaleza del cuerpo femenino, el momento ideal para tener hijos se encuentra dentro de los 20 a los 30 años; incluso antes de los 35 años las tasas de éxito para que un embarazo se complete son favorables. Este escenario cambia significativamente después de los 38 años.

“Lego de los 38 años existe más riesgo de alteraciones cromosómica, la calidad de la ovulación ya no es la misma y otros padecimientos como diabetes o hipertensión pueden aparecer y complicar aún más el proceso (…) Una mujer que prefiere tener un embarazo después de los 40 tiene cerca del 20% de posibilidades de lograrlo con sus propios óvulos”, explica el especialista.

Vale la pena señalar que no en todos los casos el tiempo de espera es voluntario. Godoy explica que en México la infertilidad afecta aproximadamente a 3 de cada 10 parejas, ya sea que no logren un embarazo o que éste no lleguen a su fin.

“Afortunadamente la tecnología siempre se ha superado y permite que nosotros podamos tratar mujeres de más de 40 o 50 años y podamos lograr un embarazo”.

Un dato importante a destacar son las alternativas que existen en esta materia. Para las pacientes que quieren alargar el tiempo para ser mamás sin que el reloj biológico pase factura, se ofrece la posibilidad de congelar sus óvulos. Así cuando tome la decisión de tener un hijo puede regresar por “óvulos más jóvenes”.

La anterior también es una alternativa para pacientes que se someten a quimioterapia o radioterapia por cáncer, mujeres con lupus o que estén expuestas a tratamientos que puedan dañar parcial o totalmente los ovarios.

Siempre de la mano de los especialistas

Antes de tomar cualquier decisión, es necesario asesorarse con un especialista que además acompañe todo el proceso en caso de que se decida poner marcha con él.

“Hay que tener cuidado porque hay publicidad que ofrece tasas altísimas de embarazo cuando en realidad no existen. Si alguien ofrece tasas mayores al 80% desde un primer tratamiento es muy probable que le estén tomando el pelo”, apuntó Godoy.

El especialista añade que el primer contacto puede ser un ginecólogo o médico general, que deberá direccionar al personal especializado. Así mismo es importante que la paciente averigüe sobre el grupo con el que se acerque: certificaciones médicas, experiencia, tasas de éxito, reseñas, etc. ART, equipo con el que trabaja el Dr. Héctor Godoy tiene más de 30 años de experiencia especializada en la infertilidad.

“Siempre hay que revisar que a donde se acuda sea un grupo de personas que trabajan con ética y con humanismo; que no vean a la paciente como un número más o un ingreso más: estamos tratando con seres humanos con sentimientos. Hay que tratarlos con humanidad para poder hacer un buen tratamiento”.

Finalmente, Godoy recuerda que es importante no dejarse llevar por las expectativas que en ocasiones vende el mundo del entretenimiento, donde pareciera que los tratamientos de infertilidad son algo sencillo y rápido. Al contrario, aclara que éste puede ser un proceso largo y de alta complejidad que pueden traer consigo un desgaste económico y psicológico, de ahí la importancia de tratarlo de la mano de un especialista humanitario.

Datos de contacto

 

ART Reproducción

  • Hospital Ángeles del pedregal: Camino a Santa Teresa 1055 consultorio 129, Col. Héroes de Padierna Cp. 10700, Alcaldía La Magadalena Contreras

  • Tel: 55-5652-5669 y 55-5135-0069