¿Cómo cambió el Covid-19 los hábitos sexuales de los mexicanos? - Mujer Ejecutiva

Casi el 80% de las personas que tuvieron la intención de ser infieles lo hicieron durante el confinamiento

Sin duda, durante los meses duros de pandemia y confinamiento, todos los hábitos, incluso los sexuales, se vieron afectados. Por ejemplo, de acuerdo a datos de la plataforma de encuentros extraconyugalesGleeden, el 80% de los amantes llegaron a rechazar un encuentro sexual y preferían sólo tener algo virtual por miedo al contagio.

Conforme los meses avanzaron, se flexibilizaron algunas restricciones y llegó la vuelta a la normalidad, en ese momento se observó una mejora en la actividad y realización erótica, con niveles muy cercanos a los observados antes de la crisis sanitaria.

Según el estudio «Género, sexualidades y salud sexual» de IFOP realizado para Gleeden, las relaciones sexuales fueron aumentando en los últimos meses del 2020, pero, aunque este incremento de la actividad sexual, si bien afecta también a las personas en parejas confinadas bajo un mismo techo (más 4 puntos respecto a abril, al 83%), es sobre todo producto de un incremento muy claro de las relaciones íntimas entre personas solteras (más 26 puntos respecto a abril, al 61%) y personas en pareja pero que no viven bajo el mismo techo que su cónyuge (más 35 puntos respecto a abril, al 77%).

Cabe resaltar que el trabajo a distancia ayudó a recuperar la actividad sexual, incluso en horario laboral, particularmente entre los jóvenes menores de 25 años.

En este sentido, François Kraus, director de IFOP, menciona:

«Este resurgimiento de la actividad sexual en un contexto de desgaste psicológico generalizado también puede interpretarse como la necesidad de llenar un vacío emocional agravado por la escasez de relaciones sociales. Diversos estudios muestran que, en tiempos de desastre, el sexo, solo o en pareja, puede constituir una conducta compensatoria que te permita descomprimirte ante situaciones de ansiedad».

Por otro lado, para las personas en una relación, el estrés general y las condiciones de encierro -como la ausencia de intimidad, la fuerte promiscuidad o la presencia constante de la pareja- también pueden haber tenido un impacto negativo en la libido (32%). Asimismo, el 39% de los mexicanos mencionó que cambió su perspectiva de pareja durante el confinamiento.

Luego, en términos de fragilidad marital para aquellos que están en una relación, el (15%) reconoce que los encierros fueron un verdadero suplicio para la pareja hasta el punto de plantearse romper con su cónyuge, sabiendo que los más conmocionados son los jóvenes (al 32%), quienes muchos tuvieron su primera experiencia de vida matrimonial constante e intensa. Al respecto, cerca del 80% de las personas que tuvieron la intención de ser infieles lo hicieron durante el confinamiento.