Un estudio realizado por la marca de condones Sico, apunta que cerca de la mitad de las mujeres mexicanas no experimenta un orgasmo al tener relaciones sexuales 

A diferencia de los hombres, quienes normalmente llegan al clímax mientras mantienen relaciones sexuales, cerca del 50% de las mexicanas no logran hacerlo siempre. Así lo demostró un estudio global realizado por la marca de condones Sico.

Dicha investigación arrojó algunos de los factores que impiden que las mujeres lleguen al orgasmo, entre los que destacan:

  • Estrés
  • Disfunción sexual femenina
  • Prejuicios
  • Falta de comunicación con su pareja
  • Tabúes
  • Falta de estímulos

Además, se ha demostrado que el estado emocional también puede afectar la respuesta sexual femenina, “impidiendo tener la estimulación adecuada y posteriormente una relación sexual en la que no se llega al orgasmo”, señaló la empresa a través de un comunicado.

Es importante saber que existen distintos tipos de orgasmo: 

  • Clitoriano: se logra a través de la estimulación del clítoris. Esta es la forma más sencilla y común de llevar a una mujer al orgasmo. El clítoris es el órgano sexual más sensible -con 8 mil terminaciones nerviosas- sin embargo, estimularlo requiere paciencia y autoconocimiento para guiar a la pareja.
  • Vaginal: este se da durante la penetración y se cree que puede provocarse por la estimulación del punto G, la fricción indirecta con el clítoris o ambas.
  • Inducido por el ejercicio: aunque no lo creas, el ejercicio físico, sobre todo el que se enfoca en trabajar los músculos del abdomen, puede llevar a las mujeres al orgasmo.
  • Durante el sueño: este es un fenómeno presente en la vida de hombres y mujeres. No se sabe con exactitud por qué sucede, pero se cree que puede llegar debido a sueños eróticos o el roce con la ropa de cama con el cuerpo.
  • Estimulación de otras zonas: el cuerpo humano tiene diferentes zonas erógenas que al ser estimuladas podrían lleva a la mujer al orgasmo. Aunque cada cuerpo es diferente, algunos ejemplos de estos puntos son los pezones, el cuello, los muslos, el ano u otras áreas sensibles.

Llegar al orgasmo en pareja es una responsabilidad mutua. El primer paso es el autoconocimiento; al explorar tu cuerpo podrás descubrir qué te gusta y transmitirlo a tu pareja sexual. También es importante dejar de lado los tabúes y hablar abiertamente sobre el placer.

Recuerda que cada cuerpo es diferente y lo que puede funcionar para algunas personas no es una regla para ti. Date la oportunidad de experimentar, siempre de manera consensuada y con responsabilidad ¡Felices orgasmos!