Las temporadas de alta demanda comercial suelen ser vistas por los hackers como una oportunidad para ampliar su margen de acción

Las compras en línea han crecido a pasos agigantados. Cada vez son más personas las que deciden probar por esta vía, aún más co la llegada de la pandemia. A ello se aúna la temporada de promociones como el Buen Fin y el comienzo de las compras de fin de año.

De acuerdo con la edición más reciente del Digital Defense Report, Microsoft reportó el bloqueó de más de 13 mil millones de correos electrónicos sospechosos durante el 2019, tendencia que se ha incrementado con las medidas de aislamiento y los modelos de operación remota derivados de la pandemia de Covid-19, al grado que tan solo durante el mes de abril de este año se identificaron arriba de 60 mil mensajes con archivos o direcciones webs vinculadas con contenido malicioso.

Y es que las temporadas de alta demanda comercial suelen ser vistas por los hackers como una oportunidad para ampliar su margen de acción.

Considerando que hay muchos usuarios nuevos, o simplemente otros que quieren sentirse seguros al momento de realizar sus compras, te brindamos estos tres tips que te pueden ser de utilidad:

Si es demasiado bueno para ser verdad, probablemente es falso

El bombardeo de publicidad y promociones ofrece un campo fértil para los cibercriminales, quienes aprovechan el interés de los usuarios por hacer rendir su dinero para generar ataques basados en ingeniería social, centrándose en los factores psicológicos, emocionales y sociales de las personas.

Cuentas claras, amistades largas

Los servicios financieros figuran entre los principales objetivos del cibrecrimen, simplemente en Latinoamérica 49% de las empresas está preocupadas por la debilidad de los protocolos de autenticación dentro de las aplicaciones de pago. Las actividades fraudulentas hacen uso de la suplantación de identidad o el espionaje para hacer cargos no reconocidos, clonar tarjetas o adquirir información sensible al impactar directamente en las plataformas de comercio electrónico o desde las entidades terceras que se encargan del procesamiento de pagos.

La protección empieza antes del piso de venta

La cadena de suministro parece ser uno de los siguientes blancos de los hackers, al grado que durante el 2019 se identificaron casi 300 ataques dirigidos a esta vertical. Es por eso que blindar las labores de almacenamiento, inventario, logística y gestión que soportan la operación de minoristas y mayoristas en todo el mundo se vuelve fundamental.

El ransomware se ha distinguido como un mecanismo de infección frecuente en este segmento, el cual restringe el acceso al equipo, bloqueando el uso de los sistemas o cifrando la información, para después pedir un “rescate” o pago a cambio de para recuperar el acceso al equipo y los archivos que este contiene.

Fuente: Microsoft