Existen 3 métodos de aprendizaje mediante los cuales una persona puede adquirir conocimientos, destrezas, experiencias y herramientas

Uno de los campos que ha mostrado mayor desarrollo en el último año es la educación en línea: diferentes estadísticas señalan que ha tenido un crecimiento del 179% en Latinoamérica y un 425% a nivel global. Como resultado, la educación virtual y las metodologías de aprendizaje están viviendo una revolución tanto en el manejo de la información como en la aplicación de herramientas pedagógicas.

Las aulas virtuales y la educación en línea se están enfocando en métodos de enseñanza que se adapten tanto al desarrollo tecnológico de estos tiempos como a la capacidad de aprendizaje de cada persona, dependiendo de sus habilidades y personalidad. Cada persona aprende a un ritmo distinto y tiene diferentes estrategias para procesar, aprender y entender la información.

Existen 3 metodologías de aprendizaje sobresalientes en la educación en línea, mediante las cuales una persona puede adquirir conocimientos, destrezas, experiencias y herramientas en un ambiente que además sea confiable, seguro y de calidad: el método sincrónico, el método asincrónico y el método blended learning (o B-Learning).

Método Sincrónico

Es un método de aprendizaje que imita un aula tradicional, pero utilizando la tecnología, es decir: es un aula virtual. Su principal característica es que tanto emisor como receptor deben estar presentes en el mismo momento de la “enseñanza-aprendizaje”, requiere que los participantes estén sincronizados en un mismo momento a través de videoconferencia con pizarrón virtual, audios, imágenes, chat, grupos virtuales y otros métodos de comunicación en directo.

Este método es ideal para quienes tienen una personalidad activa, es decir, para quienes son sociables, les gusta el trabajo en equipo y son entusiastas con nuevas tareas. Los tipos de personalidad teórica (metódicos, lógicos, estructurados) también perfilan en este tipo de metodología.

Método Asincrónico

No es necesaria una conexión al momento, a diferencia del sincrónico. Esto quiere decir que no se necesita la interacción instantánea, sino un servidor, una plataforma o sitio web para que el alumno pueda acceder a los materiales disponibles para su aprendizaje. Su valor radica en la atemporalidad: el alumno tiene acceso al material en cualquier momento y de una forma ordenada, sin la limitación de un tiempo específico, ya sea a través de correos electrónicos, foros de discusión, dominios web, audios, presentaciones interactivas, videos, entre otros formatos.

Las personalidades reflexivas o autodidactas encajan en esta metodología de estudio, pues anteponen la reflexión a la acción y observan con detenimiento los contenidos. Quienes son receptivos, analíticos, exhaustivos y ordenados, aprenderán mucho mejor con este método pues ofrece investigar detenidamente, a su propio ritmo.

Método Blended Learning (o B-Learning)

Es un aprendizaje mixto: combina las metodologías sincrónicas y asincrónicas, lo cual permite una educación en línea más efectiva y flexible. Su objetivo es lograr mayores niveles de aprovechamiento, por eso no impone horarios y estimula la comunicación entre emisor y receptor. Promueve la presencia de un profesor en el aula virtual pero también aprovecha las herramientas tecnológicas para que el alumno acceda a los materiales en caso de que no pueda conectarse simultáneamente.

Esta metodología es compatible con personalidades pragmáticas: prácticos, directos, eficaces, que les gusta experimentar. También con los improvisadores natos y los arriesgados. A quienes les gustan los planes de acción, las indicaciones prácticas y aplicar lo aprendido, este método les funciona bien.

Ahora que conoces esta información y cada método en mancuerna con su personalidad, con seguridad será más fácil elegir el tipo de aprendizaje y la plataforma que te ofrezca una metodología personalizada dependiendo tu perfil y que responda a tus objetivos de capacitación.

Fuente: Future Is