México ocupa el octavo lugar mundial en robo de identidad y el segundo en América Latina

La pandemia provocada por el COVID-19 ha venido a revolucionar muchos de los procesos bancarios tradicionales que se tenían en México, mudándose a un espacio cibernético más cómodo, sin embargo, esto también ha provocado un aumento en el robo de identidad de las personas.

El robo de identidad es un fraude que se caracteriza cuando una persona se apropia de los datos personales de otra para hacer mal uso de ellos, usualmente para efectuar compras, cargos no reconocidos o incluso solicitar un crédito.

De acuerdo con cifras del Banco de México (Banxico) nuestro país ocupa el octavo lugar mundial en este ilícito y el segundo en América Latina. Durante la pandemia provocada por el COVID-19 muchas de las personas se vieron forzadas a quedarse en casa para prevenir riesgos de salud utilizando el internet y las aplicaciones para adquirir, cambiar, vender y pagar diversos productos y servicios, oportunidad que fue aprovechada por delincuentes para robar los datos bancarios y personales de los internautas.

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) informó que entre las principales técnicas que emplean los delincuentes para obtener los datos de sus víctimas son mediante el smishing, el vishing, la clonación de tarjetas, el spam, el phishing y el pharming.

Para conocer y protegerse de dicho delito y no ser víctimas del robo de su información, te presentamos algunas recomendaciones:

  1. Si pierdes tu INE, pasaporte o licencia: denuncia ante la autoridad competente y tramita una reposición. No las dejes al alcance de cualquier persona y si te piden copia, pregunta a dónde van tus datos; empresas y gobierno deben tener un aviso de privacidad que asegure su adecuado manejo.
  2. Solicita tu reporte de crédito especial: para verificar que no haya algo anormal en tus cuentas bancarias. Si existe alguna anomalía, notifica de la situación a tu Sociedad de Información Crediticia (SIC).
  3. Si pierdes tu tarjeta de débito o crédito: ponte en contacto con tu banco de inmediato para comunicar lo sucedido y procedan a bloquear tus tarjetas, así evitarás que hagan mal uso de ellas.
  4. Verifica que tu proveedor de servicios financieros utilice herramientas de validación de identidad modernas, como biométricos, contraseñas 2FA (segundo factor de autenticación) y otras validaciones para que en el momento de realizar transacciones ellos aseguren que las operaciones de tu cuenta, están siendo realizadas por ti.
Fuente: moyoAI