Por: Oscar Rodríguez González* 

Sin duda, en este momento tan crítico y de verdadera contingencia para el mundo, se ha puesto de manifiesto un nuevo modelo de trabajo, por lo que el reto de la transformación cultural en las empresas se encuentra en cuatro palabras que se están convirtiendo en los pilares del nuevo modelo laboral:

  • Tecnología (hoy en el ambiente, escuchamos este movimiento como transformación digital) como elemento de autonomía y empoderamiento
  • Cambio generacional
  • Equidad de género
  • Efectividad en la comunicación (nueva forma de comunicarnos)

¿Qué pasa en las empresas?

Estamos centrados en la rentabilidad y diversificación pero estamos perdiendo la oportunidad de potencializar estos elementos que pueden convertirse en el diferenciador de las marcas.

Hoy, existe una gran necesidad de pensar en cómo reinventar la forma de trabajar bajo este nuevo escenario que está impactando al mundo. Las organizaciones no se transforman, son las personas y lo que hacemos para que sean exitosas o no.

Ante este cambio estamos olvidando hablar de «transformación cultural». Empezamos a escucharlo con más frecuencia y hoy es una necesidad de aplicar el nuevo modelo de trabajo forzando a ejecutarlo urgentemente. Reinventarnos, estratégicos en este entorno.

Los procesos de comunicación interna, la falta de seguimiento, la falta de moldeamiento y de liderazgo están mostrando la cultura al interior de las empresas. Con el nuevo modelo de trabajo, la comunicación, adaptación y flexibilidad sin duda son pilares de esta nueva forma de trabajar.

Alternativas:

  • Alinear objetivos organizacionales con departamentales e incluso personales.
  • El entorno ya cambió y comunicar efectivamente, principal reto.
  • Nuevas reglas en uso de medios de comunicación: WhatsApp, para el corto plazo; correo, información oficial y definitiva.
  • Home office, opción para trabajar más allá de horarios y ubicación. “Mi casa es mi oficina”, con
    las implicaciones que esta frase considera.
  • Lugar y equipo adecuado. Necesitas PC, teléfono, Internet, muebles funcionales y asegurar un lugar con buena imagen.
  • Planear, no improvisar y complementar con entrenamiento de nuevas técnicas en un mundo
    donde el entorno es el cambio.
  • Valorar las competencias de las personas no importando el género y sí la capacidad profesional.
  • Líderes temen perder el poder que han ganado a través de los años.
  • Usar la tecnología como aliado.
  • La información fluye con mucha más rapidez.

 

*Director ejecutivo en familia laboral, Work Experience Coach