La industria turística podría tener una caída de entre 1.5% y 4.2% del Producto Interno Bruto mundial

El sector turístico ha sido uno de los más afectados por la actual crisis de Covid-19. El cierre de fronteras y el distanciamiento social ha detenido casi por completo esta industria, que además es una de las que más aporta a la economía mundial.

Según estimaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, este sector puede perder entre 1.2 y 3.3 billones de dólares como consecuencia de la pandemia.

El estudio del organismo analizó tres posibles escenarios: en el mejor de los casos, una paralización del sector por cuatro meses representaría pérdidas de 1.2 billones de dólares, lo equivalente al 1.5% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial.

En caso de que la interrupción de actividades turísticas fuera de ocho meses, las pérdidas alcanzarían los 2.2 billones de dólares, equivalente al 2.8% del PIB mundial. El escenario más pesimista plantea un retroceso de 12 meses para el turismo internacional, lo que costaría alrededor de 3.3 billones de dólares, es decir 4.2% del PIB mundial.

“El turismo es la columna vertebral de las economías de muchos países con un valor que se ha más que triplicado de 490 mil millones a 1.6 billones en los últimos 20 años”, señaló la Organización Mundial del Turismo.

A pesar de que el turismo se reinicia lentamente en un número creciente de países, permanece estancado en muchas naciones.

Los países en desarrollo podrían sufrir las mayores pérdidas de PIB. Jamaica y Tailandia se destacan, perdiendo 11% y 9% del PIB, respectivamente, en el escenario más optimista y hasta un 32% y 18%, respectivamente en el más pesimista. Otros puntos críticos de turismo como Kenia, Egipto y Malasia podrían perder entre el 3% y el 10% de su PIB.

En el caso de América Latina, República Dominicana será probablemente la más perjudicada con una caída del 5% de su PIB, o 4 mil 369 millones de dólares, en el escenario más benigno y el 16% del PIB, o 12 mil 939 millones de dólares en el más extremo.

Colombia también puede ver disminuir su PIB entre el 2% y el 4% según los distintos modelos, mientras que Ecuador, México y Argentina pueden caer entre el 1% y 4 por ciento.