Te compartimos este listado de cuatro ciudades “aterradoras” que te encatarán si eres fanática del Halloween

El aullido del viento en los árboles anuncia que las brujas, los espectros y los monstruos se preparan para causar terror en las calles. En el cine, la literatura y la vida real, varias ciudades de Estados Unidos son las protagonistas de historias de fantasmas que quitan el sueño.

Por eso te compartimos este listado de cuatro ciudades en las que puede vivir el Halloween al máximo.

1. La ciudad de las brujas: Salem, Massachusetts

El año 1692 quedó grabado en esta ciudad. Los infames juicios que llevaron a la muerte a 19 personas acusadas de brujería han dejado sobre Salem el halo de misterio y terror que perdura hasta la fecha. Durante octubre, Salem celebra el Haunting Happenings, un evento que reúne conferencias relacionadas con lo sobrenatural, clases que van desde la magia hasta la hipnosis y fogatas para contar historias de terror. Todo culmina el día 31 con un magno desfile de disfraces.

Las paradas obligadas son: The Witch House (Casa de la Bruja), donde puedes recorrer lo que fue hogar de Jonathan Corwin, uno de los jueces que participó en el proceso de 1692. El Salem Witch Museum (Museo de la Brujería) también es uno de los lugares donde se reúne toda la historia y hechos detrás de esos fatídicos acontecimientos.

Disfraz ideal: Toma inspiración de Winona Rider y recrea el íconico vestido que usa en la película The Crucible. Otro disfraz ad hoc es el de la famosa disc jockey de Salem, Heidi Hawthorne, la protagonista de Lords of Salem.

2. La tierra del vudú: Nueva Orleans

Fantasmas, vampiros, vudú y propiedades embrujadas convergen en Nueva Orleans. No es de extrañar que Halloween sea una fecha especialmente querida en el lugar. Los turistas pueden escoger entre tours por los rincones repletos de fantasmas por el Barrio Francés o recorrer The Mortuary, una casa embrujada que este año presenta una temática de guerra contra zombies. En el Barrio Francés también es posible encontrar la única tienda de vampiros que vende capas, mochilas con forma de ataúd y también ofrece tours por los misteriosos cementerios llenos de leyendas de la ciudad.

Otro obligado es Congo Square, la puerta al conocimiento de las tradiciones africanas que dieron vida a practica vudú; durante Halloween, este lugar reúne a los creyentes para entonar canciones y ceremonias espiritistas. Nadie puede irse de esta ciudad sin visitar la casa de la legendaria Marie Laveau, la indomable mujer que usaba su magia para aconsejar a políticos y hombres de negocios sobre su futuro.

Disfraz ideal: Nada mejor que el vestuario de época de Brad Pitt o Tom Cruise en Interview With The Vampire, película filmada en las calles de esta ciudad. También se vale tomar las vibras vudú de Kate Hudson en The Skeleton Key.

3. La casa del Jinete sin Cabeza: Sleepy Hollow, Nueva York

Cerca de la cosmopolita Gran Manzana se encuentra esta ciudad en la que se viven las leyendas. Los que decidan pasar su Halloween aquí pueden visitar el popular Great Jack O’Lantern Blaze, un lugar con más de siete mil calabazas iluminadas y talladas a mano. Los jardines del escritor Washington Irving, quien escribió La leyenda de Sleepy Hollow sobre el Jinete sin Cabeza, son el lugar ideal para realizar una búsqueda del tesoro con temática literaria. Para despedir a los espectros, un paseo con lámparas de keroseno en el que se recorrerá la última morada de los hombres ilustres de Sleepy Hollow.

Tras recorrer de arriba abajo el pueblo del Jinete sin Cabeza, un viaje de poco más de una hora en auto, nos llevará a Amityville, donde permanece la casa embrujada que también ha sido protagonista de varias películas. La residencia que alguna vez perteneció a los DeFeo es privada, pero sí es posible ver la fachada e imaginar cómo sería el interior de esta casa encantada.

Disfraz ideal: Sleepy Hollow de Tim Burton es una fuente inagotable de ideas para disfrazarse. Otros grandes clásicos del cine que se han ambientado en Nueva York son American Psycho y Rosemary’s Baby, seguro también serán una gran inspiración para disfraces geniales.

4. El pueblo de las pesadillas de Stephen King: Portland, Maine.

El llamado rey del terror ha tomado prestadas las calles, casas y lugares icónicos de su ciudad natal, Maine,  para escribir los libros más escalofriantes. Para comenzar el recorrido, nada mejor que los aposentos de King, ubicada en Bangor, esta colorida casa es el lugar donde el escritor concibe sus historias.

Otro lugar importantísimo para los fanáticos es Betts Bookstore, la librería que cuenta con todos y cada uno de los libros, cuentos y colaboraciones que King ha tenido a lo largo de su carrera. En las calles de Maine también podremos encontrar el cementerio Mount Hope, el cual sirvió de inspiración para Eso y también fue la locación para Cementerio de mascotas.

Disfraz ideal: El mundo de Stephen King nos da muchas opciones para elegir, desde el terrorífico Pennywise, hasta la solitaria y enfurecida Carrie. Hay un disfraz y un libro para todos los gustos.

Fuente: Visit The USA