Las mujeres pueden ser muy buenas al momento emprender un negocio e impulsarlo; actualmente, ellas están más preparadas y tienen una mayor responsabilidad en desarrollar una pequeña o mediana empresa.

Y es que en los tiempos más recientes parece haber un aumento en los proyectos empresariales comandados por mujeres, hecho que puede deberse a que se han enfrentado a más obstáculos, socialmente hablando, que las han preparado y las han vuelto más responsables.

El sector femenino del país ha demostrado en los últimos años ser una gran emprendedora para materializar su propio negocio; esto se debe en gran parte a que tienen que ver por su familia, desarrollar a sus hijos y alimentarlos; tienen mayores responsabilidades y por eso son más capaces de sacar adelante un negocio familiar.

Además, la cartera vencida de este sector de la población es muy baja y por eso cuentan con el apoyo de distintos organismos, públicos y privados, para hacer crecer sus ideas.