El Día de Muertos no tiene que venir acompañado de culpa, de acuerdo con la nutrióloga consultora de Metco, Guadalupe Herrera, lo ideal es buscar el equilibrio y eso no significa escapar de los deliciosos alimentos típicos de la temporada, de acuerdo con la experta el truco está en las cantidades.

Pero si quieres una ayudadita más, puedes optar por prepara, por ejemplo, tu propio pan de muerto libre de culpa, checa la receta.

Ingredientes

  • 1 cda levadura instantánea (en polvo)
  • 2 3⁄4 tazas Harina
  • 1⁄4 taza Agua tibia
  • 3 cdas agua de azahar o agua con ralladura de una naranja
  • 1⁄4 taza leche
  • 1 cda Vainilla
  • 1 pizca de sal
  • 2 huevos
  • 1 yema
  • 1⁄3 taza (60 g) mantequilla
  • 1 huevo para barnizar

Decoración

  • 1⁄2 Taza mantequilla derretida
  • Para cubrir: coco pulverizado, amaranto, cocoa, azúcar BC

Procedimiento

1. Mezclar levadura, una cucharada de harina y agua tibia. Reposar hasta que la superficie se llene de burbujas.
2. En una batidora con gancho o a mano mezclar harina, leche agua de azahar y vainilla. Cuando los ingredientes se hayan incorporado, agregar huevo, yema y amasar hasta que el gluten se desarrolle.
3. Se sabe que llegó este punto porque al tomar una pequeña porción de masa con los dedos y estirarla con cuidado, se podrá estirar hasta que esté transparente y resistirá unos segundos sin romperse.
4. Agregar mantequilla y Azúcar BC, amasar hasta incorporar. Colocar la masa en un bowl y cubrirla con una toalla mojada con agua tibia. Reposar 35 minutos en un lugar cálido hasta que el tamaño se triplique.
5. Volcar sobre una mesa y dividir la mezcla en la cantidad de panes que se desea obtener, quitar un poco de masa de cada uno para hacer los huesos y con cada pedazo restante hacer un bollo lo más redondo posible.
6. Barnizar con huevo, colocar los huesos y barnizar de nuevo.Reposar 15 minutos y hornear a 180°C en un horno pre-calentado por 15 minutos o hasta que se vea dorado.
7. Para decorar, barnizar los panes con una capa ligera de mantequilla derretida y cubrir con la decoración deseada.