México enfrenta una gran reto de salud pública con el incremento de enfermedades crónico degenerativas como la diabetes, la cual de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) aqueja a más de 400 millones de personas en el mundo. Este padecimiento es uno de los más complejos ya llega a presentar secuelas en diversos órganos blandos, complicando el cuadro de salud y con ello requiriendo mayor inversión por parte del paciente.

En casos como este los dispositivos médicos juegan un papel crucial. En este sentido, la Asociación Mexicana de Industrias Innovadoras de Dispositivos Médicos (AMID) te presenta algunos de los dispositivos médicos que pueden ser un apoyo para llevar un mayor control de tu padecimiento:

  1. Glucómetro: Un paciente con diabetes debe obtener sus niveles de glucosa en sangre de manera muy regular para saber si existe algún cambio que requiera atención médica o nutricional. A través de una gota de sangre obtenida con una lanceta intercambiable, el glucómetro proporciona datos que resultan útiles para el tratamiento médico personalizado, por lo que es recomendable que el paciente lleve su propio control de glucosa.
  2. Pluma de insulina: Dependiendo de sus necesidades, en muchas ocasiones es necesario que el paciente requiera de la administración de insulina en su organismo. La pluma es un dispositivo que inyecta esta hormona de manera rápida y con la medida precisa que requiere la persona. En el mercado existen versiones reutilizables y otras desechables que se adaptan a casi cualquier presupuesto.
  3. Bomba de insulina: Se trata de un dispositivo novedoso que con la ayuda de una micro aguja y un infusor automatizado libera el compuesto químico de manera paulatina durante el día. Resulta una alternativa mucho más cómoda para aquellos que requieren más de tres aplicaciones diarias y al tratarse de un equipo portátil su uso no interfiere con la rutina del paciente.
  4. Baumanómetro: El control de la presión arterial también es clave para el tratamiento de los diabéticos. Al igual que el glucómetro, el baumanómetro es otra de las herramientas que facilita el diagnóstico oportuno desde casa y que ayuda mucho a complementar el historial clínico. Por esto es importante tener un control de las tomas de presión y asegurarse que fueron tomadas debidamente.
  5. Monitor de frecuencia cardiaca: De manera frecuente se le solicita al paciente que adquiera hábitos alimenticios adecuados y que incluya actividad física en su día a día. El monitor de frecuencia cardiaca o pulsómetro es un dispositivo que le permite saber al usuario el número de latidos en tiempo real que genera su corazón durante el ejercicio. Esto aumentará la calidad de vida de la persona y disminuirá sus malestares generales.

Cabe señalar que existen diferentes tipos de diabetes, siendo las principales la tipo 1 (en la que el cuerpo no produce suficiente insulina) y la tipo dos (en la que el cuerpo si produce insulina, pero no la utiliza apropiadamente). Recuerda consultar periódicamente a tu médico para que pueda indicar los dispositivos que más se adapten a tus necesidades.