El frecuente consumo de bebidas endulzadas conlleva un gran riesgo para la salud, sobre todo en niños menores de seis años, advirtió José Luis García Arcadia, director del Hospital General número 6 del IMSS en Baja California.

García señaló que la sugerencia para los padres de familia es retomar el uso de agua natural para calmar la sed, sensación de alerta que indica que hay que reponer el líquido perdido, ya que el organismo utiliza el agua para mantener el correcto funcionamiento de todos los procesos vitales para el cuerpo.

De la misma manera, explicó que el agua actúa como refrigerante a través del sudor cuando la temperatura corporal se eleva demasiado, que implica la pérdida de líquidos sumado a los que expulsamos al respirar, orinar y defecar.

“Desafortunadamente hay padres de familia que mantienen el hábito de dar a sus hijos, desde la lactancia, bebidas azucaradas como son los jugos envasados e industrializados para calmarla”,  dijo.

Resaltó que son los menores de seis años quienes tienen mayor necesidad de consumir líquidos, por lo que si los padres persisten en darles bebidas industrializadas incrementarán los factores de riesgo en enfermedades como: diabetes infantil, obesidad y sobrepeso.

Sugirío a lospadres que para la retomar gradualmente el gusto por el agua natura, se pueden utilizar líquidos de transcisión como las aguas de fruta natural hecha en casa, con poca azúcar.

“El problema puede llegar a ser mayor en el caso de los niños que han adoptado el gusto por las bebidas endulzadas, pues si se les obliga a tomar agua pura lo harán de mal modo. La mejor manera de enseñarlos es con el ejemplo”, finalizó.

 

Total
1
Shares