Un estudio realizado por la Universidad de Toronto reveló que las mujeres infectadas con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) experimentan una menopausia temprana, incluso antes de los 40 años, lo que afecta su  salud sexual y reproductiva.

La investigación analizó los casos de más de 200 pacientes con VIH en Canadá, arrojando que mientras que una mujer promedio tiene su última menstruación entre los 50 y 52, una portadora del virus pasa por ello entre los 40 y 45 años.

«Los profesionales de la salud deben ser conscientes del aumento del riesgo de menopausia prematura y temprana en sus pacientes femeninas que viven con el VIH para proporcionar asesoramiento y manejo adecuados», indicó Stephanie Faubion, directora médica de la Sociedad Norteamericana de Menopausia (Nams).

La experta refirió que la menopausia temprana conlleva un mayor riesgo de consecuencias adversas para la salud a largo plazo asociadas con la privación temprana de estrógeno.

La investigación, dirigida por la doctora Nisha Andany, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Toronto, es la primera que determina la edad promedio de la menopausia para las pacientes con VIH y la prevalencia de la menopausia temprana y prematura, por lo que sus resultados son de vital importancia.