Las posibilidades, en cuanto a métodos anticonceptivos femeninos se refiere, son muchas, lamentablemente el otro lado de la moneda es muy distinto.

El argumento inicial parece contradictorio si nos ponemos a pensar que los hombres son fértiles todos los días del año, en cambio las mujeres sólo lo son en promedio seis días al mes.

No es que no existan más opciones para ellos, el problema radica en que muchos de estos productos ni siquiera han salido al mercado. Estas son algunas alternativas, existentes o que podrían llegar pronto:

Píldora

Con una efectividad del 95%, funciona de forma similar a la píldora anticonceptiva femenina, es por ello que su ingesta también debe ser diaria. Básicamente disminuye la concentración de espermatozoides por mililitro. El medicamento ya fue probado exitosamente en humanos pero aún no se encuentra en el mercado.

Vasectomía

Para aquellos que no buscan tener hijos puede ser una opción. Este método es permanente y consiste en cortar los conductos que llevan a los espermatozoides de los testículos al pene. Contrario a lo que muchas personas creen, el hombre continuará produciendo líquido seminal, sólo que no habrá espermatozoides en él.

Hormona inyectable

La idea es inyectar testosterona para engañar al cerebro, así se detiene la producción de esperma. Aunque aún no se encuentra en el mercado, se sabe que su efectividad es del 94% aproximadamente.

Condón

Por último, pero no menos importante, el más famoso. Este elástico de látex no sólo es popular por lo sencillo que es conseguirlo, sino que tiene otros beneficios, además de prevenir el embarazo con un 98% de efectividad, el condón nos protege de contraer alguna Enfermedad de Transmisión Sexual.